El Comunal o la Renta Básica Universal (RBU)

El progresismo estatólatra está obsesionado con que la gente común reciba una renta incondicional con la que pueda cubrir sus necesidades básicas, o en otras palabras, pueda hacer lo que le de la gana con una cantidad mensual de dinero ingresada en su cuenta bancaria. Esa es la libertad por la que abogan: la de recibir dinero y gastarlo en lo que a uno le venga en gana. Con otras palabras. Vivir del cuento. Vivir un cuento de miseria en el que quienes ostentan el poder y la riqueza lo seguirán ostentando, mientras la cultura de las migajas sirve para hacer más pasivas y dependientes a las clases populares. Más animales, menos humanos.

El liberalismo estatofílico tiene una posición contraria a esta medida, ya que según ellos, cada cual debería competir en un teórico mercado libre, con su fuerza de trabajo y creatividad, sin la caritativa renta estatal. Falacia capitalista que proporciona el mismo resultado que el anterior: sometimiento por la vía de la acumulación de unos pocos para dominar la voluntad de los muchos.

Bien, todas estas propuestas utópicas son antes que nada indeseables y después irrealizables. Son indeseables porque se implantan desde arriba, neutralizan las capacidades humanas para su libre desarrollo en el acto creativo del trabajo libre y anulan la voluntad del individuo. La RBU solo es posible con un Estado todo poderoso en el que la persona es solo un animal que debe sobrevivir materialmente al margen de su libertad, que para nada sirve. Ser sumiso y dependiente de la renta estatal, del imperio de la ley (el que algo quiere, algo le cuesta).

En lugar de entregar rentas incondicionales dinerarias (donde el uso del dinero es solo secundario), la sociedad popular altomedieval se dotó de un fantástico sistema universal de apoyo mutuo: el Comunal. Este sistema se basó en la apropiación comunitaria de las tierras y los medios de producción, instaurando el usufructo universal para todos los vecinos y vecinas de una población determinada. Es decir, la gente se entregó a sí misma un sistema de justicia redistributiva para poder garantizar la reproducción de la vida de todos los vecinos, con la condición de que debían trabajar con sus propias manos y medios para lograr su subsistencia. Se instauró así el TRABAJO LIBRE UNIVERSAL, donde nadie es más que nadie, donde el concejo de los vecinos libres establece las normas de uso de los bienes comunes que garantizan el acceso libre para todos. Propiedad comunal, trabajo universal, libertad individual.

En la sociedad tradicional, mientras ha dominado el ente popular, ha primado el Comunal junto con las instituciones de auxilio, cofradías, fraternidades y todo un conjunto de asociaciones para el socorro y el apoyo mutuo. Además, cabe reseñar que la sociedad Comunal ha sido ante todo una sociedad del amor y los cuidados, de la ayuda y el esfuerzo desinteresados, de la preservación y la sostenibilidad en actos, del conjunto de la naturaleza y de las relaciones afectivas para con los iguales. La sociedad contemporánea del mercadeo, de las pagas y subvenciones, no puede decir lo mismo: en ella todo se compra y se vende, desde los derechos de emisión de CO2 hasta los criados que “cuidan” de nuestros ancianos.

El espíritu de comunalidad ha sido la mejor garantía para que todo el mundo pudiera producir y cuidar libremente, al contrario de la RBU que pretende universalizar el consumo. Universalizar el consumo (la pasividad) frente a universalizar la producción (la actividad), esa es la gran paradoja del obrerismo contemporáneo frente al comunalismo altomedieval. En el modelo liberal, la única salida para los desposeídos es ser esclavo-salariado de quienes ostentan el poder y la riqueza, esa es su condena. Por eso frente al modelo liberal el Comunal es la garantía de que todo el mundo pueda vivir dignamente y desarrollarse económicamente, todo lo que pueda acaparar con su trabajo y el de sus iguales, nunca a costa del trabajo de los demás.

¡No a la Renta Básica Universal!
¡Sí al Comunal! ¡Sí al Trabajo Libre Universal!

Gka

DESCARGAR PDF

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s