La paja, el grano y la afinidad. Nuestra respuesta a la Asociación Amarauna

Tras los acontecimientos vividos con la Asociación Amarauna de Ziordia, desde el equipo de redacción Amor y Falcata lanzamos una reflexión al movimiento de Transformación Integral que invite a dar un paso más; un avance en su crecimiento, como acción-reflexión, y en pos de una evolución integral colectiva.

A toro pasado, en frío, las cosas se suelen ver con distancia y con mayor objetividad, por lo que decidimos dejar que el V Encuentro por la TI tuviera lugar; y, después, daríamos paso a un texto que pudiera ofrecer un análisis constructivo y enhebrado desde la realidad del asunto en una visión panorámica. Además, hemos de tener en cuenta que entre nuestras líneas –combativas y literarias, filosóficas y trascendentes, populares e historiológicas, periodísticas y liberadoras- contamos con Antonio Hidalgo, uno de los protagonistas del suceso que, en nuestra opinión, sirvió de excusa para establecer una fisión con el movimiento TI o RI.

Consideramos, en primer lugar, que lo ocurrido nos ha llevado a realizar una toma de conciencia muy positiva, en tanto que movimiento colectivo plural y heterogéneo, ya que nos ha obligado a revisar nuestros principios políticos, ideológicos, morales y éticos.

Hemos de decir al respecto que es lamentable la pérdida de compañeros debido a este o cualquier conflicto, y que, tal vez, era inevitable, puesto que el movimiento RI resulta incompatible con aquellos que censuran la libertad de expresión, permiten dicha censura o simplemente la obvian.

Nosotros entendemos que lo importante es ser coherentes, tanto para con uno mismo como por medio de nuestro comportamiento para con el resto de personas; y para ello hemos de establecer un único lugar de encuentro para nuestro pensamiento, nuestra palabra y nuestra obra. Si no, seríamos un grupo de personas que viajan en un barco sin rumbo, sin dirección y sin capacidad para sobrevivir.

Amarauna estableció en un comunicado[1] que no aceptaba el pensamiento esgrimido por Antonio Hidalgo en un texto y un vídeo titulados Mujeres, hombres y viceversa,[2] y proponía como condición sine qua non que nuestro colaborador asistiera al V Encuentro después de haber sustituido los fragmentos del texto que ellos habían señalado como inadecuados por otros que les resultaran menos ofensivos y acordes a su ideología. Así pues, vetaban su asistencia implícitamente, pues él nunca aceptaría ir al Encuentro sobre la base de su obligada autocensura.

Resulta incoherente que se proponga la censura como un acto de tolerancia, ya sea por una ideología afín al feminismo imperante o por cualquier otro tipo de creencia. ¿Dónde está la libertad que se defiende en una mano, si con la otra tapo la boca de aquel que expresa algo que no me gusta?

No deja de ser sorprendente cómo en ciertos chats de Telegram se diera un debate sobre algo que nos parecía evidente: el fanatismo no puede ser acogedor nunca.

Desgraciadamente, para cuando se organizó el V Encuentro en otro emplazamiento, se había separado el grano de la paja; es decir, aquellos que querían entender lo incomprensible e incoherente, acabaron desligándose del Encuentro el pasado mes de agosto.

Puede que esto sea cuestión de afinidad, o de afinar las cuerdas de quienes integran el movimiento TI, o de permitir que algunos desafinemos de vez en cuando, como seres humanos que somos. Lo que sí es evidente es que ha sido una experiencia depuradora, ya que todos hemos tenido que preguntarnos con qué estamos de acuerdo, qué estamos dispuestos a entender y tolerar desde el movimiento RI, y, por supuesto, qué precedente establecemos que sirva como referencia si nos encontramos más veces con el desencuentro vivido con Amarauna.

Obviamente, siempre estaremos abiertos a acoger a cualquier compañero que en el debate que tuvo lugar el pasado verano decidieron marcharse. Ni un chat ni una red social son los lugares adecuados para debatir, aunque sí lo son para el desencuentro.

El movimiento Revolución Integral ya sabe, ahora lo sabe, que establecerá puentes con todos aquellos que respeten la libertad del ser humano en su integridad; y, desde luego, en su libertad de expresión. Será la única manera de crecer en la afinidad, como una base nutridora que permita el entendimiento de todas las gentes populares que somos grano y paja, al mismo tiempo, y sin que eso importe demasiado, mientras haya lugar para el encuentro.

DESCARGAR PDF


[1] Véase: https://www.revolucionintegral.org/index.php/item/581-segundo-comunicado-de-amarauna

[2] Véase: https://amoryfalcata.com/2021/06/25/mujeres-hombres-y-viceversa/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s