Editorial Nº 10, 25-10-2021

Después de casi dos años del comienzo del COVI19, hay suficiente información como para sacar conclusiones de los hechos ocurridos.

— El confinamiento ha sido declarado inconstitucional.

—  El cierre del Parlamento igualmente.

— Todas las multas impuestas durante el confinamiento, el Estado está obligado a devolver su importe.

— Había personas que denunciaban a gente que iba sola por las calles.

—  Podías sacar a pasear a tu perro, pero no a tu abuelo.

—  Nadie conoce la composición real de las vacunas.

—  Los contratos de compra entre las farmacéuticas y los estados son secretos.

—  Las farmacéuticas están exentas de responsabilidad civil.

— Justo antes del COVID19, la OMS cambia la definición de Pandemia. Pasa de ser “enfermedad letal a nivel mundial” a solo “enfermedad mundial”.

— Los protocolos iniciales de tratamiento de la OMS estaban equivocados. Entubaban a los enfermos y les producía la muerte.

— Prohibieron las autopsias con la excusa de que los fallecidos eran excesivamente infecciosos.

— A finales del año 2019, en New York, con el EVENTO-201, se realizó un simulacro, de una posible pandemia provocada por un virus. En marzo del 2020 se hizo realidad.

— Nos contaron que el COVID19 era muy letal. Hoy ya se ha comprobado que su letalidad es muy baja. Menos del 1%. Y en personas con patologías previas.

— Y tiene tratamiento, por ejemplo: la hodroxicloroquina, la ivermectina, la vitamina D, el Zinc, CDS, etc.

— Pero los medios de (des)información, como voceros de la industria farmacéutica y el Estado, se encargaron de desacreditarlos.

— Los PCRs se utilizan como método de diagnostico. Su inventor y cada vez un número mayor de científicos afirman que los PCRs no sirven para diagnosticar enfermedades.

— El funcionamiento de los PCRs. Teóricamente cogen una pequeña muestra del virus. En el laboratorio se multiplica (ciclos) unas 25 veces, y se da un diagnostico. Cuanto más se aumenten los ciclos, más errores se comete. Falsos diagnósticos. En España se han utilizado ciclos de 35-40 repeticiones.

— Por lo que se han tenido que inventar la figura de “infectado positivo asintomático”. Concepto totalmente anticientífico, dado que asevera que eres una persona sana, que no tienes síntomas, pero estás infectado. De esta manera se justifica cualquier acción, contra toda la población.

Mas la gota que colma el vaso es la respuesta que ha dado el Ministerio de Sanidad ante la pregunta ¿me puede dar la información que tenga sobre la secuenciación genómica del virus Sarscov-2?

A lo que dicho Ministerio contesta: “El Ministerio de Sanidad no dispone de cultivo del Sarscov-2 para ensayos y no tiene un registro de los laboratorios con capacidad de cultivo y aislamiento para ensayos”.

Esta respuesta es delictiva. Ustedes no comprueban la veracidad de lo que dicen los laboratorios farmacéuticos. Ustedes tienen que velar por la salud de los ciudadanos independientemente de los intereses privados de las farmacéuticas.

Esta respuesta es negligente, por no tenerlos. Y si no los tienen registrados implicaría que no hacen bien su trabajo.

 O bien, si no los tienen registrados es porque no existen.  Y si este es  el caso, la conclusión es terrorífica. Si el virus no está aislado, no se puede afirmar su existencia. ¿Si no hay virus, en qué se han basado los laboratorios para la fabricación de las vacunas?  

Si manejamos esta visión de los hechos y datos anteriormente descritos, quizás podamos tomar conciencia del dolor, muerte y descomposición social que ha experimentado el mundo en estos últimos años.

— Cuando la gente salía aplaudiendo y cantando en los balcones, todo era ingeniería social. Consiguieron que los encarcelados estuvieran de acuerdo con sus carceleros.

— Todos aquellos bailes del personal sanitario (¿), por los pasillos de los hospitales. Cuanta insensibilidad. Hicieron que comulgáramos con ruedas de molino.

— Cerraron los Centros de Salud de los pueblos dejando sin asistencia médica a millones de ancianos sobremedicados, ya que por teléfono era imposible que les atendieran. ¿Se ha estudiado cuántos muertos se han producido por esta medida?

— Se dijo que el confinamiento iba a deteriorar la salud mental. Ahora están reconociendo el aumento de las enfermedades mentales. ¿Qué solución quieren darle estos “lumbreras”? ¡Más psicólogos y más psiquiatras! Todo un parche. Nunca se atienden las causas.

Pero aún hay más. Veamos la actualidad más reciente. Dicen que los vacunados pueden infectar o ser infectados. Si creemos lo que dicen, según sus informaciones, en las fiestas de la Merced en Barcelona unas 30.000 personas han estado toda la noche de botellón sin cumplir ninguna norma de seguridad. Y, ¿en qué hace hincapié la noticia? Pues que tuvo que intervenir la policía y que todo lo dejaron lleno de basura. El mensaje subliminal es el siguiente: que buena es la policía y que mala es la juventud.

Juventud que ha sido adoctrinada desde su adolescencia en el consumo de alcohol y drogas como signo de rebeldía. Los botellones nacieron con la “democracia”.

Sin embargo, obvian lo más importante: la salud. Según su criterio, todos los asistentes a dicha fiesta quedarían infectados, después infectarían a la familia, después a los vecinos y así sucesivamente. Al cabo de un mes toda Barcelona estaría infectada, enferma.

Ha pasado más de un mes y Barcelona está como siempre. Quizá sea como la gripe, que dicen que este año no ha existido. No será todo mentira.

Ahora mismo están diciendo que el covid-19 está casi desaparecido. A la vez dicen, a través de la televisión estatal, que es posible que este invierno padezcamos desabastecimiento, pues está colapsado el comercio marítimo, y que posiblemente suframos escasez de comida y elementos industriales.

Es lógico pensar que la pandemia depende del número de PCRs que hagas, si haces muchos, y con ciclos elevados, todos te salen positivos-infectados. Hay pandemia. Si haces pocos PCRs, y con ciclos cortos, te salen negativos. No hay pandemia.

¿Habrán pensado que si al pueblo le hacen coincidir la pandemia con escasez de alimentos puede ser demasiado peligroso? Les podría explotar en las manos, así que deciden que este invierno no haya pandemia.

Por ello si hay que…

DESCARGAR PDF

Sin categoría

Algo está pasando en…

Hasta hace bien poco, cuándo los medios generalistas informaban (¿) de la muerte de una mujer a manos de un hombre, sobre todo si eran pareja, era como si alguien tocara a “Zafarrancho de Combate”.

De buenas a primeras era como si se declarara una histeria colectiva a nivel nacional, daba la sensación que en España existían “hordas de hombres” de cacería por las calles, matando mujeres. Las veinte y cuatro horas del día la prensa, radio, televisión, etc. te machacaban, repitiéndote constantemente la misma noticia. Todo esto aderezado con “personajillos” que daban su opinión en tertulias, echando siempre “leña al fuego”. Parecía que vivíamos en un país en guerra, a pesar de que había casos que desafiaban el más mínimo sentido común.

Por ejemplo, el caso de la “manada de Pamplona”, donde un grupo de  jóvenes españoles violaron a una mujer. De pronto los medios de comunicación, con la ayuda de las feministas, crearon un ambiente de condena, de linchamiento, de juicio popular… que si estos delincuentes hubieran estado en la calle, hubieran sido emplumados y después ahorcados en plaza pública.

Fue tal  la presión mediática que al tribunal que lo juzgó no le quedó más remedio que condenarlos, pues si no, hubieran sido ellos los colgados en plaza pública. No se nos puede olvidar que uno de los jueces del tribunal dio un veredicto contrario y, ¿qué le pasó? Pues fue objeto de una campaña mediática tildándole de loco.

Siendo esto grave, no es lo más grave. Por el mismo tiempo se dieron una serie de violaciones de mujeres en Cataluña, el Levante, etc. con las mismas características, incluso más graves, dado que tenían el agravante de ser menores de edad, de secuestro y narcotizarlas… con la única salvedad de que los autores del delito eran inmigrantes.

¿Qué pasó? Nada. Las feministas desaparecieron, se esfumaron del panorama mediático. Los medios generalistas enmudecieron. Sólo algunos por Internet informaban. Y también sufrieron, en su contra, una campaña mediática. Una locura evidente. Ante un mismo delito, reacción diferente. Disociación de la realidad.

¿Ocurre esto de forma espontánea? Evidentemente, no. Antes ya se habían dados unos pasos de adoctrinamiento de la sociedad española para dirigirla a este punto esquizofrénico. El primero fue la aprobación de la Ley de Violencia de Género,  donde se recoge legalmente que un delito tiene diferente condena en función de quién lo cometa: un hombre o una mujer.

Pero, a su vez, también da pie a que quien lo denuncie se le “acuse” de racista, xenófobo o de delito de odio. Paso previo a psiquiatrizar,  medicalizar e ilegalizar a todo aquel que piense diferente. Han conseguido “criminalizar las emociones”. En ninguna época de la humanidad odiar a alguien se ha considerado delito. Antes se criminalizaban los hechos, nunca las ideas. Cuando se comete un crimen lo que se penaliza es el hecho de “quitar la vida” a la víctima. Su motivación es secundaria. Pues está claro que solo la motivación-emoción, exenta de acción, no es delito.

Por esto me sorprende que, en la actualidad, teóricamente la etapa más avanzada de la humanidad, el Poder haya conseguido adoctrinar, aborregar y engañar de forma tan intensa a la mayoría de la sociedad. Existe un hecho evidente: la victoria del Poder sobre la sociedad civil ha coincidido con el nacimiento de Podemos, por lo que afirmo, sin temor a equivocarme, que PODEMOS ha sido y es la herramienta imprescindible y necesaria para la derrota de la sociedad, su desmantelamiento y actual integración-dependencia del Estado.

Si cada vez somos más las personas que tomamos conciencia de esta realidad, quizás podamos decir: algo está pasando en…

                                                                           Jorge Martín González

El  volcán como metáfora

Ahora, en la isla de La Palma, está ocurriendo un hecho devastador como es la erupción del volcán  “Cumbre Vieja”. Los medios de comunicación, a todas horas del día, nos están bombardeando con imágenes de ríos de lava, destruyendo casas, campos de cultivo, lluvia de ceniza, ruidos ensordecedores… escenas infernales, dantescas que  impactan en nuestra parte emocional.

Intercalando imágenes de la llegada del presidente del Gobierno, del rey de España dándole la mano a los afectados, viendo el volcán desde un mirador, dando discursos muy bonitos.

El mensaje subliminal es el siguiente: tranquilos, hay gente que se preocupa por vosotros, el gobierno, la corona. No os preocupéis, hay gente que os cuida y que soluciona vuestros problemas.

¿Cuál es la realidad? Vamos a recordar el presente más cercano de catástrofes naturales en España. Terremoto en Lorca, inundaciones en Mallorca, inundaciones en el Levante, etc. Ninguna de la ayuda prometida, por las mismas personas, rey y presidente, ha llegado  a su destino. Y estoy hablando a diez años vista.

Volvamos al volcán. Los afectados cuentan que la inmensa mayoría de la ayuda que reciben para cubrir sus necesidades básicas proviene de la solidaridad de la gente. Los ayuntamientos, cabildos, Gobierno Canario están desbordados y apenas están haciendo algo. Entonces, digo yo: ¿Para qué sirven las instituciones?

El Gobierno Canario para desviar la atención pública dice que ha comprado 70 casas a los bancos para los afectados. Pero no aclara si se las va a regalar, si se las va a alquilar, si les va a poner una hipoteca. Y dentro de los afectados, ¿a quién se las va a dar: a los suyos? Hasta en momentos como estos los bancos hacen negocio. Aquí cobraría sentido la frase  de “EXPRÓPIESE”, no setenta, sino “setenta veces setenta” casas a los bancos.

Claro, esto es ilusorio pensarlo, pues implicaría que gobierno y pueblo es la misma cosa.

El volcán “Cumbre Vieja” también está poniendo en evidencia una contradicción muy grave que está ocurriendo en Canarias. Esta tierra es un lugar de referencia para la llegada de emigrantes  marroquíes, debido a su proximidad con el continente africano.

Hemos visto por televisión cómo los alojaban en hoteles de varias estrellas, después de una campaña emocional de: “pobrecitos, no tienen nada, hay que ayudarles…”, promovida por algunos partidos políticos y varias ONGs. Vale. Acepto el pulpo como animal de compañía.

Pero hay que saber y no olvidar que la patronal española dice: “necesitamos anualmente medio millón de EMIGRANTES para satisfacer nuestras necesidades productivas.”

Entonces es lícito preguntarnos lo siguiente: ¿se les ayuda por razones humanitarias o por razones económicas-productivas?

Espero que ningún descerebrado se le ocurra de acusarme de racista, homófobo o fascista. Ya que solo he mostrado una comparación discriminatoria. Emigrantes sin casa: solución un hotel. Victimas del volcán sin casas: solución polideportivos y cuarteles.

Pero aún hay más. Uno de los efectos más evidentes del volcán “Cumbre Vieja” es dejar a sus víctimas sin casa; un progre diría “sin hecho habitacional”.

Entonces es evidente que la Península Ibérica esta recorrida de norte a sur, de este a oeste por inmensos ríos de lava que a su paso está dejando a miles de víctimas  sin sus  casas. Desde hace 5-8 años.

Al principio aparecieron los gobiernos, los reyes, los partidos políticos, diciendo no os preocupéis, eso lo arreglamos nosotros. Incluso hicieron leyes para que nadie se quedaría atrás, que incluso se prohibirían. Incluso llegaron al gobierno (coalición de izquierdas) y en su mandato aumentaron las víctimas… Y para éstas no hay ni hoteles, ni polideportivos, ni cuarteles. ESTOY HABLANDO DE LOS DESAHUCIOS.

Los progres le llaman “problema habitacional”; ya no sale en la televisión, ya no existe.

¿Le pasará lo mismo a la gente de La Palma?

Una cosa está clara, o nos espabilamos, o nos mantienen eternamente IDIOTAS.

                                                                             Jorge Martin González

O Camiño entre bosques de paisanos

Termino el Camino, el del Norte. De Ribadeo a Santiago, ocho etapas en siete días de peregrinación por la Galicia rural. Al camino físico de esfuerzo y fatiga a cada paso, inevitablemente, se vincula otro interior, el que tiene que ver con propia conciencia y el discurrir de los pensamientos. Así, mi mente ha caminado entre pensamientos, y es que caminar incita al correr de muchas reflexiones. Algunas las asocio al paisaje, a la belleza que se contempla por aquellos lugares; otras las relaciono directamente con quienes han cuidado, habitado y dado vida a aquellos montes,y cuya historia ha sido deformada.

Los siete días he visto plantaciones de eucalipto. El primer día distinguí ese olor intenso de grandes extensiones de forestación de este árbol procedente de Oceanía. La subida al monte dejando atrás el mar Cantábrico y el ruido de talas permite levantar la vista y ver hectáreas y hectáreas de cultivo de eucalipto en las alturas y las faldas de las montañas. La especie invasiva llegó a Galicia a mediados del siglo XIX y su plantación se ha convertido en una constante de los campos gallegos, hoy constituye una inversión a corto o medio plazo y de seguro rendimiento[1], lo cual pone en riesgo la pluviosidad, amenaza fauna y flora de la región, erosiona los suelos y altera el ecosistema.

En Lourenza (Lugo) una paisana me da cobijo en su tienda con el paso de una tormenta. Pese a la lluvia torrencial,“ya no llueve como antes”, comenta; y ambos encontramos algunas razones en las explotaciones de eucalipto. Cuenta que hay quienes ven en estas forestaciones una fuente de provecho en sus propiedades de monte. Incluso hay concejos que todavía tienen monte como propiedad comunal y,en concesión a Ence (productora de celulosa de eucalipto), rentabilizan esa propiedad con beneficios que se reparten entre vecinos. La disputa medioambiental real, activa y práctica la proponen as Brigadas deseucaliptizadoras[2] que en también en el diálogo con propietarios pretenden preserva el bosque autóctono.

No hace mucho tiempo apareció la Lei de Recuperación de Terra Agraria de Galicia que puso fecha de inicio al veto de esta especie donde hasta ahora no la había. Previa a su entrada en vigor hubo gente que taló y plantó eucalipto en sus fincas para asegurarse el negocio. Ya que la ley no es la práctica, esta no asegura su efectividad. Las lógicas agrarias de hoy responden a las lógicas industriales desarrollistas y de rentabilidad, lo cual entra en conflicto con la humedad de los suelos, su biodiversidad, la permanencia de los terrenos boscosos y, por tanto, con el régimen de lluvias.

Desde un principio la plantación del eucalipto se explica por la implantación forzada de la propiedad privada en el campo y la acumulación de capital mediante la madera. Resulta paradójico que las instituciones pretendan conservar el rural gallego cuando ellas mismas lo destruyeron, como se estudia con rigor y numerosa documentación en O atraso politico do nacionalismo autonomista galego,de Félix Rodrigo Mora. El Estado liberal español, constituido en 1812, presionó para el cambio en la Galicia rural, que resistió casi 200 años más a las embestidas modernizadoras. Al despotismo estatal desarrollista se oponían las gentes con su cosmovisión de formas de organización horizontal y ayuda mutua; aunque parezca increíble,aquellas personas y, en conjunto, aquellas comunidades de montes veían en el dinero un elemento negativo.[3]

El constitucionalismo decimonónico se propuso acabar con esa cosmovisión que le impedía alcanzar sus intereses, para ello había que echar abajo las formas de propiedad comunal, la actividad silvopastoril y el concejo abierto. La Ley de Desamortización Civil de 1855 impuesta, entre otras medidas como la carga tributaria a la economía de subsistencia, creó las condiciones para la actividad mercantil y la monetización dela producción agroganadera. Todo ello supuso el declive del autoabastecimiento y la industrial rural,consecuencias que demuestran que el atraso social, político, ético, convivencial,económico y ecológico vino con el aparato estatal. La escasez solo surgió con el dominio del Estado tras las guerras carlistas (segunda mitad del s. XIX).Ya en el siglo XX, el franquismo, en su fiebre industrialista y desarrollista, aceleró el proceso de destrucción del campo gallego promoviendo su vaciamiento. El progresismo del régimen parlamentarista lo terminó de arruinar de la mano de la UE. Actualmente, las plantaciones de eucalipto son un claro efecto de ese “éxito” del Estado y capital desarrollista. Contradictoriamente, los ingresos monetarios por estas explotaciones se estiman una de las razones del menoscabo medioambiental o la escasez de recursos para el mañana.

La aridez de estas plantaciones contrasta con la fecundidad y verdor del bosque autóctono. Los caminos de Lourenza a Villalba, y también en adelante, se descubren sendas de muchísimo encanto por su vegetación y frondosidad. Donde no hay eucalipto, donde no hay molinos eólicos o donde no hay una gran autopista se contemplan imágenes de cuento con robledal o carballo, algunos fresnos y castaños majestuosos alternados conprados. También se entreven abedules y algún alcornoque. Los acebos y los helechos adornan los pasajes entre lindes, y el musgo cubre las cortezas de una verdosa capa de gran elegancia y esplendor.  A los lados de los senderos el ganado pasta o descansa disperso sobre el forraje. En el paso por las aldeas las construcciones embellecen los términos de estos concellos, las casas de piedra, casi siempre en compañía de un hórreo, componen cuadros de excelente armonía que toman vida con los lugareños en sus quehaceres.

La fascinación de estos lugares cautiva y evidencia la fealdad de la ciudad. Si tuviera que elegir un solo lugar de extraordinaria belleza por donde caminé escogería la entrada al bosque donde se halla la capilla de San Alberte, a orillas del río Parga. Recuerdo la emoción que me produjo ese lugar, lugar sagrado para los antepasados. Allí ubicaron la ermita para mayor emotividad y trascendencia del espacio en conexión con la calma y el brillo del entorno natural. Las fuentes que he consultado clasifican su construcción como gótica, fechada su inicio en el s. XIII. Sin embargo, su efecto visual equilibrado y las figuras eróticas inducen a pensar que esa nave se acerca más al románico amoroso[4]. Aunque muchos canecillos[5] que adornan la cornisa están deteriorados, en alguno se aprecia el cuerpo desnudo de una mujer que muestra sus genitales, un signo de dignificación de la sexualidad femenina. Probablemente se trate de un templo iniciado por el eremitismo popular y de continuación gótica. En cualquier caso,un monumento extraordinario construido por aquellos pobladores.

Ellos, junto a las generaciones posteriores,moldearon el paisaje y esos bosques según sus necesidades y cosmovisión, por arraigo, por saber que pertenecían a ese sitio y creían en su destino, era su camino de vida en común. Actualmente―comenta la mujer―la gente joven no tiene arraigo y pocos mozos están dispuestos a trabajar en labores agrarias o ganaderas, en el campo o en la construcción, donde se necesita gente. Pese a ello, aún hay paisanos con raíces descendientes de esa Galicia antaña y rural que por motivos de grandeza se negó a modernizarse. No es casualidad que fuera la región más tardíamente modernizada de toda Europa Occidental. Resistió por convicción con una forma de organización social, de libertad y convivencia.

A la calidad y al valor moral de esos hombres y de esas mujeres que integraban esas sociedades, hay que sumar el valor y la calidad de sus logros económicos, entre los que se encuentran la extraordinaria fertilidad de los suelos. El monte era su vida y “el monte su única fuente de recursos para su subsistencia, por ello los ancestros dejaron testimonios de su paso por el monte a través de sus lugares de enterramiento”[6]. Esos antepasados inspiran a las comunidades de monte que hoy perduran y viven de la autogestión en los montes comunales. Comunidades, con mucho en su contra,que intentan buscar un equilibrio entre tradición y modernidad[7].

Unos paisanos, generaciones de ayer y hoy, que proporcionan un ejemplo de explotación tradicional del monte comunal. Ellos demuestran que el cuidado de los bosques,cuando de este se vive, se hace con sentido común, con sentido integral, con sentido histórico y de trascendencia. Ante la gran crisis de civilización y del individuo,la degradación de los suelos y enfermedad de los árboles,una de las soluciones de futuro será habitar los bosques. Hay mucho por caminar en ese camino en común. Primero aprender de estos antepasados lo que esté al alcance y, seguidamente, recuperar el comunal y el sentido de convivencia.Unos pocos paisanos van por delante.

Javier Pérez


[1] El eucalipto genera de media unos 1000 euros por hectárea y año. Eva González (5 de agosto 2021). ElConfidencial.com. Recuperado de:https://www.elconfidencial.com/medioambiente/naturaleza/2021-08-05/eucalipto-galicia-moratoria-plantaciones_2975880/

[2] http://verdegaia.org/brigadas/as-brigadas

[3] Félix Rodrigo Mora (27 de mayo de 2011). La otra historia del mundo rural. En https://vimeo.com/24452852#_=_

[4] Félix Rodrigo Mora estudia este arte románico rural, popular y concejil en Tiempo, historia y sublimidad en el románico rural. El régimen concejil, los trabajo y los meses, el románico erótico. Madrid: Potlatch, 2012.

[5] Canecillo: Miembro voladizo sobre el que se asienta una cornisa o alero. También, ménsula o modillón. Recuperado de https://www.romanicoennavarra.info/diccio123.htm  y https://josefranciscoescribanomaenza.wordpress.com/2015/09/22/elementos-principales-de-la-arquitectura-y-decoracion-romanica/

[6] Rafael Quintía. “Comuneiros. Cen anos de vida e loita polo monte de Salcedo” é unha produción da Sociedade Antropolóxica Galega (SAGA) en colaboración coa Comunidade de Montes Salcedo.https://www.youtube.com/watch?v=jz77SHB_KxA

[7] Diana Toucedo. En todas as mans. 2015 https://dianatoucedo.com/projects/en-todas-as-mans-2/Disponible: https://www.feelmakers.com/es/videos/12503/en-todas-las-manos