La sexualidad femenina

Este texto es una breve reseña de la obra de Ramón Serrano Vicéns La sexualidad femenina. (Una investigación estadística y psíquica directa).[1]

Como explana el propio Dr. Serrano Vicéns, su trabajo persigue, de hecho con gran éxito, elaborar un análisis empírico, objetivo e imparcial del eros femenino (a partir del estudio de multitud de casos individuales dentro de la geografía peninsular). Un correcto trabajo empírico-analítico-reflexivo el cual, a pesar de que pueda sorprender a algunos ingenuos, es casi imposible de encontrar entre tanta propaganda seudocientífica, academicista, elitista, feminista, reaccionaria, intelectualista, patriarcal-neopatriarcal, postmoderna, etc.

Lógicamente existen rasgos sexuales en la mujer que tienen un carácter universal, mientras que otros dependen más del contexto cultural, y el autor analiza con suficiencia ambas dimensiones, a más teniendo en cuenta que su obra se publicó en 1971. Pero ahora solo subrayaré dos asuntos claves de ésta, por lo que animo al lector de estas líneas a estudiarla a fin de beneficiarse de sus interesantes aportaciones.

Por un lado Serrano Vicéns examina la represión del eros femenino en un periodo histórico determinado, desde un poco antes del inicio de la Guerra civil española hasta los años setenta. Mas, ¿qué mujeres eran principalmente reprimidas? Pues las féminas de las clases medias y altas, al contrario de lo que nos cuentan de forma maquiavélica los intelectuales, expertos y profesores lacayos del Estado. En los pueblos y aldeas las mujeres populares gozaban de una libertad mucho mayor que cualquier otras, también en el terreno erótico como demuestra el Dr. Serrano, puesto que gracias a la Revolución altomedieval hispana la inmensa mayoría de las mujeres de los Pueblos peninsulares lograron, gracias al combate sodalicio junto a los varones, establecer sociedades de la libertad finita.

Otra cuestión de gran transcendencia es su valoración objetiva, y un tanto épica, del amor. Expone que, según le transmitieron todas sus entrevistadas, el sexo con amor es lo máximo, el mayor éxtasis que el ser humano puede experimentar, en especial si existe una conexión óptima entre los amantes. Sin embargo, además, se atreve a sostener que la “calidad” de los hijos (en tanto que sus virtudes intelectuales, somáticas, morales, etc.) depende en gran parte del nivel de amor que exista entre los progenitores, desde el momento mismo de la concepción; entendiéndose que ésta ha de ser un momento grandioso, épico y de éxtasis. Esto es, el clímax erótico.

Por desgracia el feminismo, o feminazismo de Estado, nunca comprenderá esto, dado que en el fondo es misógino y feminicida; o sea, misántropo y genocida.

Espero que recobremos ese espíritu épico y sublime, que la mujer y el hombre recuperen todo el potencial de sus sexualidades; en particular las féminas, ya que su eros es por naturaleza más rico y complejo (pues incluye el embarazo, el parto y la lactancia), y por ello está siendo reprimido como nunca, sobre todo a manos de la alianza formada entre el Estado y su esbirro el feminismo.

José Maenza


[1] Además de recomendar la lectura de esta obra, asimismo resulta esclarecedor el texto La sexualidad femenina según el Dr. Serrano Vicéns. Elementos para una revolución erótica de Félix Rodrigo Mora; disponible en: http://www.felixrodrigomora.org/wp-content/uploads/2019/05/la-sexualidad-feminina.pdf.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s