El fin de los tiempos

¡Cómo le gusta a esta gente meternos el miedo en el cuerpo! Son muchos años viendo la televisión con cara de susto…

Los atentados terroristas orquestados por las cloacas de los distintos Estados amenazaban nuestra vida e integridad física, nos ponían siempre en alerta; y el mismo Estado que los perpetraba o consentía se alzaba como protector policiaco de unos ciudadanos convertidos en desvalidas damiselas de novela caballeresca, simples fichas de peón que volvían a coger el tren para ir al trabajo cada mañana a seguir con su rutina o acertaban la Bonoloto para recoger su premio en la delegación de Atocha el 11-M.

Menos violento es el miedo a morir por un constipado mal curado, pero más pesaroso el de matar a la abuelita por habernos convertido en una contagiosa bomba biológica, una nueva especie mutante de ser humano y murciélago de Wuhan dado a la superchería, que si se pone el amuleto que cuelga de las orejas, no sale de casa por la noche como Cenicienta o se sienta con rapidez en la silla de la terraza de algún bar podrá esquivar los envites del selectivo y escurridizo agente infeccioso. Un escuadrón policial conformado esta vez por sanitarios con sotana blanca, científicos alquimistas y mercaderes de almas nos ha ofrecido ya el milagroso antídoto, ese que ya sabemos que no funciona, el mismo que todos intuyen que mata más que el constipado, pero que todavía mata menos que el miedo inculcado a una confiada masa de televidentes aterrorizados entregada a una extraña bacanal consumista de varillas nasales compradas en botica, gel hidroalcohólico y metros y metros de papel higiénico.

No olvidaremos citar otros miedos ya añejos, los Gran Reserva de la manipulación diaria del sermón oficiado en los nuevos templos de la comunicación. Una amenaza con solera, y nunca mejor dicho, es la del calentamiento global, renombrado más tarde como cambio climático para que, como las zapatillas deportivas, se adapte bien a cualquier acontecimiento climatológico del año. Si a las pastorcillas de Fátima se les apareció la virgen para que transmitieran un mensaje a la humanidad, a la repelente Greta se le apareció, entre las coníferas de Suecia, el mismísimo Demonio para que acusara a toda la humanidad de ser unos malditos pecadores que con sus malos actos se están cargando sin remedio los diferentes ecosistemas, que es justo lo mismo que llevan haciendo desde hace siglos aquellos que están implantando la tan cacareada ‘Agenda 2030’. ¡No contamines, pecador!, dice el presidente desde su avión privado. 

Del Sida apenas se habla; ya no es tendencia; pero ha transmutado como por arte de magia en ‘viruela del mono’ (no es una broma; si usted acaba de regresar de un viaje a otro planeta sepa que la nueva epidemia es esta). Los mismos intelectuales del Movimiento que nos llaman homófobos día sí, día también, ahora se han sacado de la manga una enfermedad que estigmatiza a todos aquellos que eligen una determinada opción sexual. ¡Homófobo!, dice el Ministerio de Sanidad mientras criminaliza al colectivo gay; ¡Machista!, dice el empresario que obliga a abortar a sus trabajadoras; ¡Racista!, dice el oligarca de ONG que importa esclavos inmigrantes del África tropical.

Entre pandemia y epidemia ha regresado Hitler de entre los muertos; pero es un Führer cambiado, pues habla ruso y se expande hacia el oeste, al ocaso del sol, invadiendo la occidental Ucrania en esta enésima guerra entre Estados, entre ejércitos, entre eso que es la manifestación del poder y la desdicha del pueblo pero que tantos se niegan a ver, confundiendo a la OTAN con los masones, a los militares con acaudalados “filántropos” y al peso de la ley y la “justicia” con las volátiles y oportunas teorías conspirativas. Rusia es la principal amenaza de eso que se atreven a llamar “democracias” (¡malditos orwellianos!), pero su aliada China es el oscuro objeto de deseo de las élites que nos afligen. La inhumana y tecnológica dictadura china se la pone muy dura a los altos funcionarios de la Unión Europea que, entre comisión de algún lobby sediento de una nueva directriz que les llene las alforjas y la visita a un prostíbulo de Bruselas, sueñan con someter a los europeos a la misma esclavitud que padecen los infelices habitantes de Shanghái, por poner un ejemplo. La guerra de Ucrania sería tan vieja como las guerras del Peloponeso si no fuera porque pone de manifiesto que el depósito mundial de combustible está en reserva, que queda más vergüenza que petróleo barato (que ya es decir) y que el viaje de la economía mundial ha entrado en vía muerta por falta de mano de obra, talento y recursos naturales.

Tras más de siete décadas de no pensar en el mañana, 75 años de cuento de la cigarra, de habernos cebado con cerveza y grasas trans, de habernos entretenido con fútbol, política y televisión, de habernos aletargado con estupefacientes, de habernos castrado con pornografía y feminismo, de haber aprendido a odiarnos los unos a los otros, los estadistas de Occidente le han visto las orejas al lobo, les han entrado las prisas y han emprendido a machamartillo una huida hacia delante consistente en acelerar la muerte de ancianos e improductivos varios para reducir el número de consumidores, así como de reducir el consumo de aquellos que se empeñen en seguir con vida. ‘No tendrás nada y serás feliz’, dicen aquellos que tienen de todo menos amor al prójimo. El BBVA nos avisa que cincuentones y cuarentones ya pueden ir a su oficina a venderles el pisito porque el Estado dejará de pagar las pensiones de jubilación. La TV3 nos amenaza con que el dinero físico desaparecerá y cualquier actividad económica no podrá escapar del control del fisco. Se acabaron los viajes de placer, adiós al automóvil privado y el bistec de ternera será sustituido por insectos de criadero. La fiesta se acaba. El final… del verano… llegó… y anuncia que winter is coming. En breve se van a cerrar las puertas de la discoteca y solo quedan en su interior los tíos más feos y las tipas más solas y borrachas, que nunca llegarán a casa. El DJ pincha reguetón, la música del Apocalipsis; suenan las trompetas, llega la hora de la verdad. Y la verdad es tan dura que nadie quiere escucharla.   

Las élites, más asustadas que nosotros, se entregan a la ilusión de la tecnología transhumanista, esa que les permitiría seguir pastoreando el rebaño de mamíferos nacidos oveja y que, hambrientos, pueden comenzar a autopercibirse lobo (cosas de la ideología de género). Pero los mandamases han olvidado que la computadora Hall se cepilló a todos los astronautas de 2001: una odisea del espacio. A todos. Así que ellos también están en peligro. Porque nos han traído el final de los tiempos, y su tiempo es el de todos. La tecnología es una imbatible amenaza para la humanidad… hasta que alguien decida desenchufar el aparato.

¡Pero no le echemos la culpa a las élites!, porque no se puede culpar al Diablo de ser malo. El Mal es la voluntad de poder, el Diablo es el Estado. Hemos consentido. Nos hemos dejado; adictos al estado de bienestar; a no tomar decisiones; a no responsabilizarnos de nada, ni de la salud ni de la educación ni de nuestra seguridad. No sabemos producir alimentos, construir una casa, hacernos la ropa o los zapatos; no tenemos oficio; no sabemos fabricar utensilios ni herramientas, no tenemos armas; no sabemos tener hijos, ¡y mucho menos sabemos educarlos! en el respeto, la templanza, la resiliencia, la serenidad, la alegría, la autonomía personal, la empatía, el esfuerzo y el servicio al prójimo.

El mundo se acaba, al menos el mundo que hemos conocido hasta la fecha y para el que hemos sido entrenados. Ese tiempo ha terminado. Muchos lo ignoran, muchos lo intuyen; muchos se suicidan, muchos se evaden; muchos enferman; muchos se desesperan, muchos se han perdido; muchos han “despertado” y han alcanzado un estado superior de conciencia (¡pandilla de ilusos!). A todos vosotros os decimos: -BIENVENIDOS AL APOCALIPSIS-, ese tiempo de confusión que pronto lo será de llanto. Camparán a sus anchas los cuatro jinetes que, implacables, no discernirán entre “despiertos” y dormidos, entre “grafenados” o “sin grafenar”.  Pero también es tiempo de acercarse a la verdad, pues se está cayendo la venda que tapa nuestros ojos y por fin llamaremos al pan, pan y al vino, vino. El Apocalipsis es tan terrible como la vida misma, como lo ha sido la vieja normalidad, ahora convertida en cadáver que espera la autopsia en una fría cámara de la morgue. El Apocalipsis dará sentido a nuestra muerte tras una vida sin sentido.

No habrá ningún cambio de era, ni acontecimiento astrológico que ponga las cosas en su sitio y nos devuelva, sin tener que mancharnos las manos de grasa, a la tan ansiada edad de oro. El riesgo de que todo se vaya al carajo es demasiado elevado. Pero no nos pongamos pesimistas; bajo la capa de ropa de algodón barato, tatuajes horteras y depósitos de lípidos de los seres-nada de la posmodernidad se esconde un ser humano destinado a renacer de entre las cenizas de esta podredumbre. Entre otras razones, porque no nos queda más remedio. ¡No penséis que el renacer de la humanidad es inevitable! Pues solo los justos, es decir, aquellos que se pongan el mono de trabajo, alcanzarán el reino de los cielos, que no es otro que la vida amorosa y laboriosa en combate con el poder y en compañía de nuestros iguales.

No pedimos, no rogamos, no exigimos, no rezamos, no soñamos, no confiamos, porque no hay soluciones mágicas y nadie va a venir a rescatarnos. Pero sí trabajamos en la autoconstrucción personal para estar a la altura de los acontecimientos a través del cultivo de la virtud basada en la fortaleza, el afán de conocimiento, la sociabilidad, la templanza, la sinceridad y la audacia. Y muy lejos estamos de conseguirlo, empezando por los aquí firmantes, el colectivo de escritores por la transformación integral Amor y Falcata, los mismos que anunciamos a nuestros lectores el fin de nuestro tiempo, un cese de actividad que será realidad tras la publicación del editorial de junio de 2022. Tras muchas batallas y no pocas victorias de nuestra falcata, estamos agotados. No sabemos si este cese de actividad será tan definitivo como la muerte, pero antes de pagarle el óbolo al barquero Caronte, los escritores de Amor y Falcata aspiramos a regresar igual de combativos, más dignos y virtuosos.

Sin categoría

La escasez que viene

Decir que vienen tiempos de escasez equivale a decir que se aproximan tiempos de potencial inestabilidad, donde lo principal es ampliar las partidas que se destinan a la guerra, tanto a la guerra “interior” como a la “exterior”. Así, el Estado Español ha acordado la ampliación del gasto militar hasta el 2% del PIB alcanzando los 24.000 millones de Euros. Estos datos oficiales son sin embargo la punta del iceberg de un gasto notablemente superior si tenemos en cuenta la industria auxiliar que opera directa e indirectamente vinculada al ejercito, además del resto de partidas que se destinan a sostener a todo el aparato de coerción-represión policial. La industria militar, igual que el conjunto de la gran industria y la empresa “privada”, operan de facto como empresas públicas hiper-subvencionadas, ayudas vía expropiación de impuestos al pueblos sin las que les sería imposible ser lo que son. Tanto es así que los Estados son los mayores propietarios de las principales empresas europeas productoras de armas, como Airbus (Francia, Alemania y España), Thales (Francia), Indra Sistemas (España) y Leonardo (Italia).

En el plano monetario, la inflación es para el Estado una potente arma de sobre-recaudación, no en vano, la hacienda española ha hecho público que ha recaudado un 20% extra gracias a la inflación en los dos primeros meses de 2022, es decir, que los precios han subido de media al menos un 20% y que por tanto, un 20% de la riqueza de la gente ha sido expropiada por la vía de la subida de precios. De cada 1.000 euros de gasto de una familia corriente, 200 han ido directamente a las arcas del Estado solo en concepto de “inflación”. La confesión del buró oficial dice que el Índice de Precios al Consumo ha crecido un 10%, por lo que esta mentira está ajustada a la mitad de la realidad. Ese 20% de incremento de ingresos es la prueba que no puede ser escondida bajo la alfombra.

Se entiende perfectamente la función que desempeñan los impuestos para el Estado, ya que sin estos, sus barbaridades serían imposibles de acometer. El Estado está al servicio de su propio sostenimiento y por tanto, lo principal es recaudar lo máximo para después “re-distribuir” según su propia agenda, la agenda de la clase dirigente que ostenta (y pretende ostentar) el poder. No debe sorprender a nadie entonces que ante el grave incremento de los precios del combustible, el Estado haya decidido entregar “un descuento temporal” sobre el precio final en lugar de bajar los impuestos a los carburantes, ya que así se asegura seguir guarneciendo sus arcas.

Mientras tanto, Argelia ha dado un golpe sobre la mesa ante la decisión del Estado de apoyar la solución USA-Marruecos sobre el Sahara para reforzar el control “atlantista” sobre el norte de África. Suben los precios del gas y la electricidad se mantiene en precios récord (precios que se han multiplicado incluso 10 veces respecto a precios medios de 2 años atrás), llegando hasta los 283 euros el Mwh. Así pues, las principales fuentes energéticas que mueven hoy la economía contemporánea (electricidad, gas y gasoil/gasolina) estarán pronto fuera del alcance de los bolsillos de la gente común.

Si esto fuera poco, muchas familias, pero sobre todo empresas, viven del crédito bancario, ya sea en forma de préstamos hipotecarios o destinados a la producción. En el caso de las hipotecas, el Euribor (la tasa variable de interés hipotecario) ha entrado en positivo recientemente después de más de 6 años en negativo, lo que supondrá un incremento notable (si continua su progresión al alza) en el gasto mensual de las cuotas hipotecarias.

Dada la situación de potencial ingobernabilidad de la economía post-confinamiento, el BCE ya está planteando subidas progresivas en los tipos de interés, es decir, incremento en el interés que cobra a bancos y empresas por la obtención de préstamos, lo que supondrá que muchos de ellos entren en quiebra dada la imposibilidad de pagar esos créditos (sumada a la situación que ya padecen las empresas con la inflación galopante). Si esto fuera poco el BCE ya anuncia un más que probable punto final en la compra de deuda española a fecha de 30 de junio, lo que podría suponer la entrada del Estado en suspensión de pagos, obligando a intervenir sus cuentas y forzar recortes de gasto. La gran masa de ciudadanos que dependen de pagas del Estado (funcionarios, interinos, jubilados, pensionistas, parados, etc.), verán recortados sus ingresos significativamente.

Para terminar con el repaso macroeconómico, hay que poner el foco en el nuevo orden monetario internacional que se está moldeando hoy, a pesar de que sus orígenes los podemos encontrar al menos en el año 2012, cuando las potencias dominantes sacan a Irán del sistema SWIFT de pagos inter-estatales. Los Estados emergentes que pelean por la hegemonía del bloque anglo-americano liderados por Rusia-China ya tienen a punto la desconexión de la economía denominada en dólares. Prueba de ello es que Rusia está exigiendo ya el pago de su energía en Rublos, para lo que los Estados compradores deberán recurrir al oro como medio para intercambiar sus divisas por rublos y energía. Habrá que ver cómo se adaptan las economías nacionales y sus respectivas monedas estatales a estos cambios, y en concreto qué pasa con la posición del Euro, ya que este podría entrar en una escalada de devaluación (dada la delicada situación económica europea) y sumar un “mal” más a la difícil situación de muchos hogares.

Así pues el futuro cercano no es muy halagüeño en términos de economía monetaria. Sobra recordar además que el planeta en el que vivimos es finito, y que por tanto, la energía y materias primas que utilizamos para que la economía se mantenga son así mismo finitas y escasas. La escasez, hoy y siempre, solo puede ser gestionada mediante el racionamiento: racionamiento desde abajo o racionamiento desde arriba, esa es la cuestión. Racionar no es más que “someter algo en caso de escasez a una distribución ordenada”, por lo que esta “distribución ordenada”, esta necesidad de gestión de la escasez, es la clave del asunto. Cuanto menos dependamos de nosotros mismos, de nuestro entorno y de las relaciones económicas próximas (locales/comarcales), mayor dependencia económica padeceremos. Nuestros antepasados fueron infinitamente más resilientes que nosotros, vivían en una mayor armonía y eran capaces de gestionar con gran arte la escasez y el racionamiento ordenado. Quizás disfrutaban en términos absolutos de un menor volumen de bienes materiales y los años de cosechas escasas eran más duros, pero por norma general su vida era muchísimo más estable dentro de los márgenes que les imponían los escasos recursos que debían gestionar.

Es hora pues, de dejar atrás ese espejismo de abundancia que ha supuesto el acceso a energía barata a través del petróleo y volver a la senda del sentido común, aprendiendo de las gentes de nuestro pasado, en la gestión ordenada y desde abajo, de los medios limitados de los que disponemos para llevar adelante la vida. Que no falte amor, esfuerzo, combate y desinterés para que nuestros actos junto a nuestros iguales sean dignos de una vida que merezca ser vivida en pie.

DESCARGAR PDF


Referencias:

https://www.grupotortuga.com/Once-claves-sobre-la-creciente

https://www.antena3.com/noticias/espana/asi-evolucionado-ultimos-20-anos-gasto-defensa-que-ahora-gobierno-quiere-subir-2-pib_202203166231b6d0447ec100016e56cb.html

https://www.elmundo.es/economia/macroeconomia/2022/04/01/6245cd88e4d4d889648b45d4.html

https://www.abc.es/economia/abci-euribor-vuelve-subir-tras-mas-seis-anos-negativo-y-anticipa-encarecimiento-hipotecas-202204121632_noticia.html

https://www.epdata.es/datos/precio-factura-luz-datos-estadisticas/594

https://www.elespanol.com/invertia/economia/macroeconomia/20220414/bce-anuncia-pondra-compra-deuda-descontrol-inflacion/664933533_0.html

El legado popular del cuidado de los montes. La madera, energía vital de los hogares

Vivimos hoy en el culmen de la sociedad del desarraigo, y esto nos tiene por lo general sumidos en una ausencia total de soberanía para dirigir nuestras vidas con plena libertad. Durante la práctica totalidad de la existencia humana (a excepción del periodo de explotación industrial intensivo que ha sido impuesto los últimos 60 años) y gracias a la masiva extracción de hidrocarburos, las comunidades humanas siempre que lo han necesitado han calentado sus hogares mediante el fuego, el calor que produce la combustión de leña. No en vano, de manera generalizada en los pueblos ibéricos los hogares han sido conocidos como “fuegos” y así se han recogido en diferentes censos poblacionales para identificar a las casas habitadas. Si hay fuego, hay una comunidad humana que habita la casa. En euskera a la cocina se le conoce como sukaldea o “lugar junto al fuego” (SUA=fuego + ALDEA=lado) y es que la cocina ha sido tradicionalmente el centro neurálgico de la casa y el lugar para el fuego.

En la actualidad cada vez es menos frecuente encontrar casas con fuego, sobre todo si hablamos de las ciudades-jaula en las que vive la mayoría de la población. La ciudad es una acaparadora de recursos que debe importar de fuera, de los territorios progresivamente más lejanos que la rodean, para poder mantener su maquinaria en funcionamiento. En Europa la energía calorífica se obtiene principalmente a partir de hidrocarburos que son utilizados como combustible en calderas de gasóleo o gas (gas natural, gas propano, gas butano, etc.) y excepcionalmente (hoy representa el 21% del total), mediante fuentes de energía renovable, donde se incluyen la biomasa (derivados de la madera), geotermia (a partir del aprovechamiento del calor del subsuelo) o la electricidad producida a partir de fuentes como el sol (fotovoltaica) o el aire (eólica).[1]

En la mayoría de hogares se utilizan mecanismos diversos para distribuir el calor por toda la casa, como son suelos radiantes, bombas de calor (aerotermia), radiadores y otros sistemas que distribuyen el calor. Sin embargo, podemos decir que lo fundamental es qué fuente de energía utilizamos para generar el calor que después distribuiremos (porque la energía es lo que eternamente necesitaremos para alimentar la fuente de calor, y la instalación puede durar largo tiempo si es debidamente mantenida). La mayoría de las fuentes energéticas y los mecanismos de distribución que se utilizan hoy son escasos y finitos, complejos de extraer, procesar y distribuir, y por tanto, nos vemos abocados a vivir dependientes de ellos.


Al parecer debido a invasión rusa de Ucrania y las tensiones con la distribución de gas a Europa, EEUU ha puesto sobre la mesa una propuesta de nuevo “Plan Marshall” energético con el que sustituir las calderas de gas por bombas de calor eléctricas (aerotermia). Claro que estos electrodomésticos serían fabricados en EEUU y exportados al otro lado del atlántico para calentar los hogares de la cada vez más decadente Europa. Veremos como avanza la crisis del gas y como afecta el pico de producción del conjunto de materias primas y fuentes energéticas primarias.

En lo que respecta a la biomasa, tenemos la leña, la fuente de energía más simple de procesar y extraer, una fuente de energía infinita, sí infinita, siempre que vaya asociada a un plan de gestión racional, de cuidado y regeneración de los bosques. Afortunadamente todavía en muchos pueblos y pequeñas ciudades es común encontrar fuegos encendidos y humanos que calientan sus hogares con leña o derivados que proporcionan los bosques. Si bien se mantiene su consumo principalmente en zonas rurales, la sociedad hiperestatizada que conocemos ha cedido a instituciones y funcionarios la gestión de los montes, es decir, la soberanía sobre su propio territorio, sobre sus aprovechamientos y la gestión de sus bosques. Este proceso de cesión se ha prolongado durante siglos y no ha estado exento de levantamientos y revueltas, entre desamortizaciones, talas masivas y repoblaciones insensatas dirigidas por ingenieros de montes y el resto de poderes del Estado. A pesar de ello, los vestigios de la sociedad comunal que fue, la resultante de la revolución altomedieval ibérica, todavía sigue viva en muchos lugares, en forma de tierras y montes comunales, suertes de leña y hacenderas de cuidados de veredas y caminos. Prácticas consuetudinarias de cuidados de los montes.


Aunque hoy estas formas de gestión comunitaria de los montes son residuales, hace no tanto fueron la norma y estaban extendidos en la práctica totalidad de las localidades, mediante ordenanzas municipales que fueron labradas mediante usos y costumbres e instituciones de gobierno concejiles. Existen abundantes ordenanzas originales que se guardan en bibliotecas y archivos, así que vamos a tomar como ejemplo una de ellas, las Ordenanzas Municipales de la Villa de Zalduondo, en Álava (1760-1778). En ellas queda de manifiesto la manera en que el pueblo, a partir del concejo abierto y sus cargos regidos por mandato imperativo, legislaba y hacia cumplir las normas, en este caso, en relación a sus montes.

Existen dos aspectos clave en el sistema de cuidados forestal-popular: por un lado quiénes tenían encomendada la labor de vigilar el monte y por otro, la norma de reforestación que se aplicada para mantener los bosques vivos. Además de esto, en cualquier ordenanza antigua se puede leer de manera reiterada que la extracción de leña y otros aprovechamientos estaba prohibida y que esta solo podía realizarse con el permiso expreso del concejo (el conjunto de los vecinos reunidos en asamblea) ateniéndose a su propio derecho de base.

Vamos a las ordenanzas de Zalduondo (siglo XVIII), en ellas se dice: “Así, además del alcalde, dos regidores y procurador síndico, Zalduondo contará con dos buruzayes o mayorales (encargados de custodiar el ganado de la villa), dos guardas de campo o costueros (para el término labrantío) y dos guardamontes (elegidos todos ellos por turno y casas), además de dos veedores [vigilantes] de campo nombrados de entre los más aptos por el Ayuntamiento para examinar las suertes y bellota y apreciar los daños que se causaren en el campo y en el monte.” Es decir, el concejo designaba como guardamontes a dos vecinos, quienes solían ostentar el cargo durante un año y debían pasar cuentas por la labor ejercida.

Vamos a la siguiente cita: “Ordenamos y mandamos que todos los vecinos de esta villa y cada uno de ellos, de qualquiera estado, calidad y condición que sea, con consideración a los términos de esta villa, sus montes y valdíos, tengan la obligación de plantar cinco árboles cada año, quedando al arbitrio de la justicia y Ayuntamiento el prevenir los tiempos y sazones en que se deven plantar.” El propio concejo establecía la norma de que cada vecino debía plantar 5 árboles cada año, para asegurar la continuidad de las masas forestales autóctonas locales, lo que significa que era el pueblo el que por amor a sus bosques y por necesidad de subsistencia, sin delegar en otros, se encargaba no solo de regular la extracción de aprovechamientos forestales, sino además, de reglar la reforestación del territorio que correspondía a su propia jurisdicción.

Si esto es así, si esta práctica ha sido norma generalizada en municipios y comarcas, ¿Quién esquilmó entonces los montes?

El Estado es responsable inequívoco del fenómeno de deforestación de los montes autóctonos, proceso que se ha llevado a cabo de múltiples maneras; la principal, mediante el ataque a la soberanía de las comunidades rurales, el expolio de sus tierras y de sus modos de vida y gestión del territorio. El proceso de centralización que va parejo a la expansión del Estado, la urbanización y el hacinamiento de la población, así como el desarrollo de la industria de guerra, requirió de un ingente movimiento de recursos a las manos de la administración del Estado y del gran capital privado reunido entorno a las ciudades.

Seguimos con ejemplos de Ordenanzas concejiles y testimonios que atestiguan, por un lado el afán cuidador de las comunidades concejiles y por otro la determinación destructiva de la administración estatal para con los montes. En un informe solicitado por el Secretario de Marina sobre Galicia, en cuanto a cómo iba la aplicación de la ley, el funcionario Joaquín Herrera escribía el 27 de febrero de 1776 que «cuesta muchísimo aplicar la ley porque las comunidades y particulares en Galicia tienen mucho poder y se oponen con mucha facilidad a todo lo que les hagan practicar por fuerza».[2] Dice el autor que la antigua ordenanza concejil contenía su propia guardería forestal y rural (caballeros de la sierra, ballesteros de monte…), siendo esta sustituida a la fuerza por el Estado, quien impone un nuevo modelo de guardería forestal (centralizado) que se convierte «en una plaga para los pueblos».

Se cita también la gestión del monte en las Ordenanzas concejiles de la Sierra de Segura de 1580 (Ordenanzas del Común de Segura y su Tierra) donde quedan reguladas el pastoreo, la caza, la pesca, la roturación, la tala, las suertes, el laboreo, el carboneo, las vedas, los frutales, las hazas, las cuevas… Gracias a este tipo de gestión comunal del territorio, en Alcaraz, Segura y Cinco Villas se consiguió un equilibrio entre agricultura, ganadería y monte. Dice textualmente el autor que sobre esta sociedad «actuará el Estado con una intensidad y una eficacia destructora del régimen tradicional de gestión de los montes realmente impresionante». A través del Guadalquivir el Estado transportará hasta Sevilla millones de toneladas de hectáreas taladas en bosques comunales que ni siquiera pagará el precio correspondiente a los concejos. La madera expoliada se la repartirán el Ejército español (Fiscal militar del Almirantazgo de Marina encargado de los montes de Segura) y el Negociado de Maderas de Segura en Sevilla (organismo perteneciente al Ministerio de Hacienda).

A su vez, Martínez Garrido[3] apunta que “con la abolición de la gestión concejil de los bosques, la hora para destruir los montes ha sonado”. Sigue Garrido diciendo que «entonces se lanzó un horroroso anatema a los sencillos, buenos y honrados labradores y pastores de los municipios; entonces llegó el Ministerio de Marina y empezaron a correr largamente las lágrimas de los habitantes de los Alpes españoles, y comenzaron los duelos y los infortunios». Continúa, “los pueblos asumiendo que los arbolados eran la causa de sus desventura y de que se los iban a robar hicieron asombrosos destrozos en los bosques, talaron, quemaron y allanaron los amojonamientos». Esta es una práctica que incluso hoy perdura en muchos lugares, la práctica de incendiar intencionadamente ciertos bosques como acto de venganza por tropelías acometidas por el funcionariado, la burocracia estatal y la represión policial.

De más de 400 millones de árboles que había en las Sierra de Segura, Alcaraz y Cinco Villas en 1751, el Estado fue talando sin pausa hasta que ya en 1994 quedaban menos de 70 millones de árboles. Desde el siglo XIX los incendios de los bosques provocados por la gente de los pueblos no han cesado. Pedro Fernández Martínez (citado por Ignacio Abella) dice: «De lejanos tiempos vino que los hijos del país gobernasen estos montes y que bajo sus ordenanzas municipales prosperasen todos… pero la intervención que el Estado puso en los montes cuando supo que más de 400 millones de árboles y corpulentos pinos poblaban las sierras de Segura, fue el primer eslabón de la cadena con que fueron aherrojados aquellos naturales». En 1763 los concejos abiertos de la Sierra contratan al abogado Olivares para que defienda la vuelta a la gestión concejil pero el Estado para anular a este abogado le dio un muy buen cargo dentro de la administración, con lo que eliminó este obstáculo.

Para el caso del territorio de Albacete se determina que «la gestión concejil de los bosques permitió mantener el equilibrio ecológico de la región junto con el delicado y frágil equilibrio hidrológico de la zona[4]«. Continúa diciendo que «el aclareo de los encinares generó ecosistemas de dehesa donde la explotación pecuaria del territorio fue la forma de explotación más inteligente y adecuada en relación con las condiciones naturales y la de menor coste ecológico sobre el conjunto de los ecosistemas[5].» Y asevera que «el Estado con la desamortización masiva de terrenos de propiedad concejil en Albacete, y su correspondiente tala, desertifica amplias zonas, tanto de la llanura como de su área montuosa.” es decir, que provocó la actual despoblación. La PAC y el fomento que realiza esta de la salinización, degradación de los suelos, contaminación de acuíferos y empleo masivo de fertilizantes químicos y pesticidas está agotando los terrenos que antaño fueron bosques gestionados por los concejos abiertos y sus ordenanzas.

Dice Daniel Sánchez Ortega que: «En este trabajo nos pronunciamos y mantenemos la idea de que la conservación del patrimonio forestal guarda estrecha relación con los cuidados que les dispensaron los concejos medievales. Los concejos en sus ordenanzas segregaban perfectamente las áreas susceptibles de colonización agrícola o pecuaria de aquellas otras en las que las formaciones forestales debían quedar protegidas.»

Siguiendo con el cuidado concejil de los bosques, en el Libro XIII del Fuero de Alcaraz encontramos disposiciones que regulan la protección del bosque como la que sigue: «Los caballeros de la sierra mediante mandato [imperativo] concejil cuidaran de la sierra, sus aguas, árboles y montes. Ninguna persona podrá talar un árbol en la sierra sin comunicarlo al concejo». Es decir, como corresponde a toda norma, existía un sistema de vigilancia y en último término de sanción (es decir, de coerción) que garantizaba la vigencia de la norma concejil correspondiente. Esto es, el poder omnisoberano del concejo, sobre los asuntos de la vida pública vecinal local.

González, J. en «Repoblación de Castilla la Nueva» asevera que fueron los concejos abiertos los que protegieron los bosques. El autor pone como ejemplo lo que al efecto se contempla en el Fuero de Sepúlveda. Según la descripción que de él se ofrece, no cabe duda que se producen las mismas disposiciones detectadas en el Fuero de Alcaraz.

Siguiendo con las referencias a la protección que los concejos ejercían sobre sus bosques, en la Carta Puebla de La Gineta de 1337 se dice que: «No se puede cortar, cazar ni hacer contra ninguna la voluntad del concejo». Las Ordenanzas Concejiles de Almansa del siglo XVII imponen severas sanciones a quienes corten o quemen carrascas, pinos o ramas de ellos sin comunicarlo al concejo. Las multas ascendían a 3.500 maravedíes si se cortaban por el pie y 300 maravedíes si se cortaban sólo las ramas. Las Ordenanzas Concejiles de la Roda de 1536 prohíbe cortar sin comunicar al concejo pinos, carrascas, olmos, sauces, robles, moreras, árboles frutales o coscoja.

Juan Manuel el Infante de Castilla en su «Libro de Caza» dice sobre la presencia de fauna silvestre, que los bosque en Chinchilla de Montearagón en el siglo XIV (hoy completamente desaparecidos tras la desamortización y su tala) estaban llenos de lobos, ciervos y aún quedaban encebras (en 1971 en último lobo fue abatido a 10 km de la ciudad de Albacete en Aguasnuevas).

Roa Erostrabe escribe en 1891 que: «Antes de la aplicación de la ley de Madoz veíanse coronadas de copudos árboles desde las laderas de las sierras hasta las crestas de las más empinadas colinas pero que va del presente una febril demencia destructiva ha hecho desaparecer a pasos agigantados ese incalculable ramo de riqueza pública, no encontrándose ya en algunos parajes, hoy yermos y tristes páramos, ni la señal remota de lo que un día fueron. A una tala otra tala, dice el competente Madoz, y hace que el arbolado actual, nada, absolutamente nada figure, si se compara con el que existía anteriormente».

En el libro de Ignacio Abella titulado «La Memoria del Paisaje. Pasado y futuro de un patrimonio común» habla de la simbiosis entre el ser humano y su entorno. En este libro se cita un proceso judicial entre Juan de Aoiz, pastor de Zuza (en Navarra) y el propio concejo, en el que se debate sobre la protección medioambiental de monte. Dice Ignacio Abella: «La protección del acebo en los montes comunales, tantas veces especificada, como veremos, en antiguas ordenanzas, ha propiciado también la existencia de acebedas».

Para terminar este repaso histórico vamos a recoger esta preciosa frase que recoge la Ordenanza de  Nájera (año 1560): “plantar y criar el dicho monte y para que después de criado tengan abrigo y acogida el ganado en tiempo de fortuna para que después de bien criado puedan cortar leña de él cuando sea tiempo”.

Queda pues sobradamente demostrada la absoluta abnegación histórica del ente popular por sus montes y por el conjunto de su territorio. Tomando como meta y bandera este legado amoroso, citaremos algunas de las tareas que quedan para iniciar el camino de recuperación de la gestión popular de los montes:

– Amar a los árboles y al conjunto de los bosques, tomar la iniciativa y la responsabilidad de cuidar de ellos, comunalmente, cada quien en su territorio, comarca o municipio.

– Reforestar bellota a bellota junto a nuestros iguales los bosques autóctonos[6], así como recuperar los pastos en zonas de montaña.

– Exigir a las instituciones locales el acceso a la gestión de los bosques, a disfrutar en calidad de vecinos de sus frutos, a talar y recolectar madera y demás aprovechamientos forestales. Se deben reivindicar las suertes de leña, mediante el compromiso inequívoco de cuidado y reforestación del bosque.

– Restituir el concejo local con sus correspondientes normas y cargos vertebrados por mandato imperativo, en especial, los cargos de guardamontes, así como las hacenderas para el cuidado de accesos y otras infraestructuras comunales.

La subsistencia no puede depender de guerras que se desarrollan a miles de kilómetros, de gaseoductos que cruzan continentes, de barcos que transportan crudo, de faraónicos molinos que producen electricidad, de macrocomplejos gigantes donde son esclavizados humanos para fabricar artefactos que se exportan a la otra punta del mundo. La solución está en nuestro territorio, en nuestros montes, en nuestros árboles, entre nuestros iguales. Porque el calor humano y el calor del fuego son los que dan calidez a nuestros hogares y vecindades.

En esta última parte, vamos a realizar una breve simulación que nos ayude a dimensionar la posibilidad de retornar a la calefacción de hogares 100% con energía renovable de origen forestal. Para ello tomaremos el territorio de Navarra como referencia y el hayedo, como bosque predominante en este territorio.

La primera simulación la realizaremos a partir de la relación que existe entre el poder calorífico y los kilogramos de leña potencialmente aprovechables por unidad de superficie: “Con una estufa moderna de 75% de eficiencia se obtienen unos 12.000kWh a partir de unos 3.000kgs de leña totalmente seca”[7]. Partiendo de que un bosque puede proporcionar anualmente unos 1.500kgs de leña seca por hectárea, cada hogar necesita gestionar 2 hectáreas de bosque para satisfacer sus necesidades caloríficas anuales. Si una casa bien aislada con estufa eficiente consume del orden de 15kgs de leña diaria, podríamos calentar nuestro hogar hasta 200 días al año (más de 6 meses). Para el caso del haya se dice que tiene un poder calorífico de 3.000kWh/m³, es decir, que podríamos obtener el mismo poder calorífico con unos 2.000kgs de leña seca de haya (para una densidad de 500kg/m³).

Así, aún tomando como referencia esas 2 hectáreas, para 100.000 hogares necesitaríamos 200.000Ha de bosque que gestionar, teniendo en cuenta que sólo en Navarra la superficie total de hayedo es de 124.000Ha y que la superficie total de monte en Navarra (potencialmente bosque) es de 468.718,66Has (de los denominados Montes de Utilidad Pública, en los que se incluyen los comunales apropiados por instituciones estatales). Si sumamos montes privados de los que pueden extraerse aprovechamientos, estamos por encima de 500.000 hectáreas, la mitad de la superficie total de Navarra. Se podrían por tanto calentar 250.000 hogares anualmente. A 31 de diciembre de 2020 el parque oficial de viviendas en Navarra es de 324.804 viviendas de las que 8 de cada 10 están ocupadas como vivienda principal, es decir, 259.843 viviendas. Es decir, estaríamos muy cerca de cubrir el 100% de la demanda.

En este sentido cabe recalcar la profunda des-socialización de la sociedad actual, en la que una parte importante de la población vive sola, por lo que cuidar los bosques debe ir de la mano de resocializar la sociedad, que los hogares vuelvan a ser espacios vitales y fraternales, no sitios copados por la soledad. Una sociedad sana y sostenible exige que en las casas habite gente, en plural.

Vamos a repetir la simulación pero en este caso partiendo de la capacidad que tiene un hayedo para producir madera anualmente en territorio vasco-navarro. Se dice que un hayedo medianamente bien conservado tiene una capacidad de producción de unos 4,2 a 5,7 m3/ha/año[8], es decir, prácticamente se podrían cubrir las necesidades caloríficas de un hogar con una sola hectárea de bosque de hayas (2.100-2.850kgs). En esta simulación, el potencial calorífico sería incluso mayor que en el cálculo realizado anteriormente.

Existen innumerables variables que hacen que la generalización de datos nos lleve a incurrir en errores en cálculos a gran escala (como es el caso), pero es razonable pensar que las necesidades objetivas no andarán lejos de lo citado. Entre las variables a reseñar está la dimensión de las viviendas y el número de vecinos habitando por fuego (hogar), la calidad del aislamiento, la calidad y potencia de la estufa, el % de humedad de la leña, así como la calidad de los bosques. Los bosques son fuente inagotable de madera, pero bien cierto es que si estos disfrutan de intensos aportes de materia orgánica en forma de estiércol animal, el crecimiento medio de los árboles y por tanto, la producción de madera se incrementa significativamente. El silvopastoralismo (pastoreo extensivo en el interior del bosque), bajo normas concejiles que regulen la carga ganadera óptima, es por tanto la principal baza que tienen los bosques para incrementar su potencial vivificador y calorífico.

Vivimos inmersos en un periodo histórico en el que el pico de producción de hidrocarburos y materias primas es una realidad, es hora por tanto de desechar el petróleo, el gas y otras formas escasas de calentar nuestros hogares y apostar por la abundancia potencial que tenemos ahí fuera. Es tiempo de amar a los árboles y de potenciar los bosques, de gestionar sus usos para poder disfrutar de sus frutos.

Gka (en colaboración con Enrique Bardají Cruz)

Primavera de 2022


[1]https://ec.europa.eu/eurostat/web/products-eurostat-news/-/DDN-20200211-1

[2] En el libro «La destrucción de los montes (claves histórico-jurídicas). Emilio de la Cruz Aguilar. En este libro habla de la resistencia de la gente a la Ordenanza de Montes de Marina del 31 de enero de 1748. Vizcaya, Álava, Guipúzcoa y Navarra (el núcleo étnico heredero vascón) fueron las únicas provincias que quedaron excluidas de la aplicación de esta ley.

[3] Juan Martínez Garrido en «Memoria histórica del Partido de Segura y su Sierra»

[4] En el libro «Los llanos de Albacete: la tierra y el hombre. Un proceso histórico de realización humana. Su incidencia sobre el medio natural» de Daniel Sánchez Ortega

[5] Los concejos abiertos dividían las dehesas en: dehesas carniceras, dehesas boyales, dehesas de hierba, dehesas de arbitrio (comunales pero arrendadas a ganaderos o al concejo de la Mesta), dehesas particulares, dehesas de comunidades de aldea, dehesas de corregidor (de carácter institucional), dehesas de caza. Etc.

[6] Mediante iniciativas como el Proyecto Arrendajo. https://www.asociaciondelcomun.org/2019/09/el-proyecto-arrendajo-que-es-el.html

[7] “El libro de la madera” de Lars Mytting

[8] http://secforestales.org/publicaciones/index.php/congresos_forestales/article/download/15290/15133


Algunas referencias para profundizar en el tema

•      De los Caballeros de la Sierra a los Agentes Forestales. http://lahistoriademira.blogspot.com/2015/01/de-los-caballeros-de-la-sierra-los.html

  • El Fuero de Laredo en el octavo centenario de su concesión. Juan Baró Pazos
  • La Guardería forestal en España: conservación de nuestros bosques. Tarazona Grasa, Carlos
  • Concejo, poder y élites: la clase dominante de Cuenca en el siglo XV. José Antonio Jara Fuente.
  • «Lo de Mira»: De concordias, diferencias, pleitos y segregaciones: Autor: Ignacio Latorre Zacarés
  • Los Caballeros de la Sierra y la vigilancia de los montes en la baja edad media castellana. José Ignacio Ortega Cervigón.
  • Jurisprudencia administrativa. Competencias de Jurisdicción y denegaciones de autorización para procesar. Tomo VI 1860
  • La cultura que hace el paisaje. Pedro Montserrat Recoder (2009). https://www.txalaparta.eus/es/libros/la-cultura-que-hace-el-paisaje
  • La destrucción de los montes : Cruz Aguilar, Emilio.

http://www.aic.uva.es/clasicos/juanmanuel/juanmanuel-texto.html

  • Crónica de la provincia de Albacete (Roa Erostarbe, Joaquín)

https://iealbacetenses.dipualba.es/viewer.vm?id=0000060726&page=1&search=&lang=es&view=mono

  • La Memoria del Paisaje. Pasado y futuro de un patrimonio común (Ignacio Abella)

www.librosdeljata.com/libros/la-memoria-del-paisaje-pasado-y-futuro-de-un-patrimonio-comun/


Las guerras, las armas y la hipocresía


Hasta que no se entienda la inversión simbólica y la psicología inversa de masas constante a través de la propaganda y programación mental que llevan ejerciendo, ejercen y permiten los Estados y que impera en las sociedades y mentes postmodernas, no se entenderá nada.

Algunos ejemplos:

La OTAN se crea para atacar a Rusia, no para defenderse de ella.


La terrible maldad de Putin-Rusia, oculta, por lo tanto acredita, la terrible maldad de Biden- USA y de Zalensky-Ucrania. La invasión de Rusia no es para expandirse sobre Europa sino para ayudar a expandir Europa y fortalecerla, hacerse amigo de ella para juntos dominar sus Pueblos.

La escuela publica no enseña ni es publica, adoctrina y es estatal, por eso es obligatoria, lo mismo diríamos de la sanidad. El feminismo hace posible el nuevo patriarcado. El feminismo se crea para mantener la violencia y la dominación sobre las mujeres y también los hombres, para que no se hable del
verdadero ejecutor de la violencia contra las mujeres, que no son los hombres sino el Estado (con sus hombres y mujeres). La violencia blanda que nos divide para vencernos.

La violencia declarada contra las mujeres o los colectivos LGTBI, oculta, y hace continua la violencia no declarada sobre los hombres o los y las heteros ejercida por los Estados y su maquinaria de medios de información de masas. La ley contra la violencia de genero se utiliza -entre muchas cosas- para crear mas violencia entre hombres y mujeres. Lo llaman patriarcado cuando quieren decir Estado. El patriarcado o heteropatriarcado es un fantasma, es un símbolo inverso. La libertad sexual y de género que promueve el Estado potencia el aislamiento individual en esos mismos términos.

La función principal de cualquier Estado es defender del Pueblo a cualquier tipo de Capitalismo, de izquierdas o de derechas -ambos son alas del mismo pájaro: el Estado- y no para defender al Pueblo del Capitalismo, ya que el Capitalismo es engendrado por el Estado y son la misma cosa.

Las fake news son creadas por el poder Estado-Capital para que se vea que ellos luchan contra ellas, además de así crear mas caos y confusión en la opinión pública, ejercer el orden a través del caos y llevar la mirada a lo que realmente no importa. Etc.…

Las guerras son de los Estados, nunca de los Pueblos. El Estado es el único enemigo del Pueblo.

Los Estados luchan y se alinean entre ellos en pos de su voluntad de poder insaciable. Por eso un Estado tiene las armas, tiene el ejército, para ejercer la violencia física y explícita en último término a su propio pueblo y contra otros Estados, convirtiéndose en Superestados, Estados con más Estados vasallos.


Las revoluciones nombradas en la historiografía ortodoxa son parte de la misma inversión, son revoluciones desde arriba y no desde abajo como nos quieren hacer creer. Así que no puede haber guerras entre Estados sin un pueblo dominado, manipulado, amenazado y comprado para defender a su Estado.


Entendemos Pueblo/Pueblos, como la gente común, los de abajo, los trabajadores, y si lo situamos en el contexto actual, el pueblo se ha degradado, sobre todo en lo ético y moral, a unos niveles de destrucción inimaginables, hasta el punto de que nadie es capaz de pensar en una sociedad sin Estado, el pueblo se ha convertido en Estado, lo ha integrado totalmente, es su mayor defensor, el pueblo se ha convertido en masa, y eso solo tiene un nombre: fascismo. Un fascismo no declarado.


Así, para recuperar al pueblo como Pueblo, hay que recuperar al individuo, religarle a su esencia más humana, la esencia de los valores humanos de la ética, la moral y la transcendencia. El valor de lo inmaterial.


Sólo si el Pueblo se arma la gente común podrá tener algo de paz y libertad. Mientras las armas las tenga el Estado la lógica que explico seguirá funcionando. Por eso es muy hipócrita gritar el No a la Guerra cuando uno ha votado por un gobierno que trabaja para su Estado armado, o nunca señala al Estado como origen de la violencia sistémica, y ya no hablar cuando es el mismo Estado quien grita esa consigna. El problema es que no se es consciente, en general, de esta lógica, porque estamos bajo su programación: queremos vivir sin problemas, como en un útero artificial creado solo para no dar/darnos más problemas y huir corriendo hacia delante, hacia el progreso, juntos y de la mano de nuestros Estados salvadores, al fin y al cabo.


Así, la tenencia de armas por el Pueblo es un tabú a la vez que una obligación moral por la que luchar para el ejercicio de la paz y la libertad real y contra la opresión de los Estados. Las comunidades indígenas nativas antiguas de los diferentes Pueblos de la Península Ibérica siempre estuvieron armadas para defenderse de sus agresores varios.

Esto que digo puede parecer una locura o un alegato a las armas y la violencia, pero lo cierto es que no lo es, y de hecho es todo lo contrario, como explico anteriormente, se trata de recuperar la Libertad, la de los Pueblos, la de la gente común, para vivir en paz, sin la amenaza constante de la violencia real y simbólica que como espada de Damocles nos amenaza o sufrimos directamente de la guerra que generan los Estados respondiendo a su propia naturaleza.


El Estado es el enemigo del Pueblo, y contra el cual hay que combatir -mientras exista habrá que combatirlo inteligentemente en el nivel adecuado (ideas, contrapropaganda, actos, creación de redes y comunidades revolucionarias, etc) teniendo en cuenta el contexto histórico en que vivamos- para proponer una sociedad libre de opresión y pacífica, basada en valores humanos a reconstruir, como el amor al prójimo y a la naturaleza, espíritu de trascendencia, esfuerzo desinteresado, compromiso con nuestros iguales, valores de convivencialidad y organización desde abajo en pequeños grupos humanos como pueblos, aldeas o barrios, en asambleas soberanas que deciden sobre sus propios asuntos. Esta es la cosmovisión del Comunal que se forjó en la Alta Edad Media Ibérica, pero ésta quizás es la forma natural de organización de las gentes comunes y libres, no con ello pensar que se vivía exento de problemas y violencias, pero al menos sin un yugo dominador como los Estados donde su única naturaleza es seguir manteniedo y perfeccionando el poder centralizado a pesar de cualquier sentido humano.


Como dice un amigo, yo soy pacifico, pero no soy pacifista. El pacifismo se crea para mantener la guerra. La paz es una conquista individual, jamás la realizaron las masas.


El Pueblo y el Comunal lo construyen los individuos, unos individuos reconstruidos.

Quizá y ojalá llegue un día que no necesitemos armas ni guerras, pero si eso ha de llegar estoy seguro que será sin la existencia de los Estados.

Antonio de la Fuente Gómez

Hacer la revolución

En lo esencial, todos estamos de acuerdo en que todas las revoluciones las inicia una minoría. ¿Pero quién las acaba? ¿Esa misma minoría? ¿O muchas más personas? ¿Depende de esto su fracaso o su victoria?

Vamos a analizar este proceso revolucionario a lo largo de la historia.

La primera noticia, con cierto éxito, fue la rebelión de Espartaco. Donde un grupo de esclavos-gladiadores se escaparon de un centro de lucha y debido a su experiencia luchadora consiguieron vencer a sus captores, esto les creó cierta fama entre los esclavos romanos y cada vez, se le fueron incorporando más y más esclavos, hasta tal punto que fueron un peligro para el Imperio Romano, pues pensaron atacar a la mismísima Roma.

Roma se vio obligada a montar un gran ejército para poder derrotarlos y, una vez vencidos, para escarmentar al pueblo romano, a los supervivientes los mataron en la cruz a lo largo de los caminos romanos.

A la caída del Imperio Romano ocurrió un hecho insólito, se despoblaron las ciudades y la gente se estableció en pequeñas aldeas. Aquí en Hispania se tuvieron que armar para defenderse de los pueblos visigodos, que en realidad eran los mercenarios que utilizaban los romanos para mantener el orden, pues estos intentaron ocupar el lugar de Roma. Así pues, después de cinco o seis siglos, cuando llega el Imperio Musulmán, los pueblos ibéricos ya tenían experiencia organizativa destacando sus concejos abiertos y sus milicias armadas, se regían códigos consuetudinarios, o sea tradicionales.

Las milicias concejiles tuvieron un papel determinante en la derrota del Imperio Musulmán, así como el pueblo en armas en la derrota de Napoleón en el siglo XIX, pues todavía las gentes estaban armadas debido a sus códigos tradicionales. Fue la primera derrota de Napoleón en Europa. Fue tal el impacto que vinieron muchos extranjeros a conocer a ese pueblo vencedor. Algunos autores afirman que de aquí cogieron los “padres fundadores de EE.UU” la idea de pueblo armado. Es posible.

Aunque también hay que tener en cuenta lo siguiente: no les quedaba más remedio. A los colonos (colonizadores) al principio, en su avance hacia el Oeste, no les acompañaba ningún ejército, por lo tanto les era imprescindible ir armados, tanto para cazar o para apropiarse de la tierra. Quizás de aquí le venga el carácter imperialista-mesiánico al estado norteamericano. Y para ser justos con la verdad, también hay que reconocer que en los “territorios frontera” hubo intentos del pueblo para organizarse de forma autónoma, pero finalmente fueron vencidos por el estado. Aunque en la actualidad quedan muchas zonas que todavía luchan por la libertad. Aunque sea la individual.

A la Revolución Francesa se la denomina Revolución de forma equivocada, pues no hubo transformación de la sociedad para mejorarla en función de lo que predicaba: Libertad, Igualdad y Fraternidad. Lo que ocurrió realmente fue un cambio de la clase dirigente-explotadora, la feudal por una nueva, la incipiente burguesía-capitalista. Prueba de ello fue la venida de Napoleón, los ejércitos permanentes, el imperialismo, primer Hitler de la historia…

Después llega la Revolución Industrial, el Marxismo, Socialismo, Anarquismo… ideologías todas ellas que propugnan una alternativa al Capitalismo. Con un concepto moderno de revolución política: la lucha de clases.

La primera que consigue éxito es la Revolución Rusa del 17. Una minoría de personas encuadradas en el partido Bolchevique intenta tomar el poder para implantar la “dictadura del proletariado”, saltándose la ortodoxia marxista. El proletario apenas existía en Rusia, solamente una minoría en las ciudades. La clase explotada era la agrícola. Al no tener éxito entre esta, se decide ir por la vía parlamentaria. Al poco tiempo, al comprobar que esta vía no le llevaba a la toma del poder, decide echar al pueblo a la calle y toma el poder, asalto al Palacio de Invierno. Empiezan a aplicar sus políticas comunistas.

De aquí podemos sacar las siguientes conclusiones:

— Quien dirige es una minoría. Partido político.

— Hay que tomar el poder.

— Lucha armada.

— Dictadura del proletariado. En realidad la del Partido

— El que proteste es un enemigo. Incluso hay que matarlo

— Para hacer cumplir lo anterior copian la organización capitalista: ejército, policía, servicios secretos, poder judicial…

La revolución China es hija de Rusia. Con sus características particulares. Los comunistas chinos, viendo las deficiencias de la revolución rusa, proponen para su solución La Revolución Cultural Permanente, en un intento de evitar que los dirigentes se aburguesen en sus puestos. Se la proponen a la juventud. Su resultado es una lucha interna y sangrienta, cuya deriva es China en la actualidad, un estado Capitalista y esclavista.

Después ha habido Revoluciones en pequeños países, sobre todo en Hispanoamérica: Cuba, Nicaragua…

Todas ellas fracasadas. Aunque Cuba se mantiene, pues ha logrado algún éxito material en sanidad, educación… pero mantiene  el Estado, como garantía revolucionaria, en manos de la minoría mandante.

Existe un denominador en todas las Revoluciones:

— Ninguna se ha planteado el binomio, Dirigente—Dirigido

— Todas quieren tomar el Poder, a través de la lucha armada.

— La quieren dirigir siempre una minoría de Iluminados.

— Y para conservar el poder, sí o sí, tienen que organizarse como el enemigo: el Estado–Capitalista. Donde el Pueblo no pinta nada. Por lo cual, esencialmente, no se ha realizado ningún cambio. Solo un cambio de clase dominante.

Merece la pena detenerse en la Lucha Armada como vía de hacer la Revolución.

Hay que diferenciar entre la lucha armada en la fase inicial revolucionaria o en su fase final.

Si la inician una minoría, con un mínimo apoyo del pueblo, tienen un gran problema, que inexorablemente, los va a llevar al fracaso. Es tan grande la diferencia con el estado, que tienen que copiar su organización para combatirlo, sobre todo la militar. Acostumbrándose a funcionar de forma jerárquica, mala pedagogía para una futura Revolución. Estos pequeños grupos por regla general  siempre estarán infiltrados por la policía. Ejemplo de todo ello son todos los Movimientos de Liberación Nacional, ETA, Sendero Luminoso, Montoneros, etc. menos Fidel que al final tuvo éxito. Al contrario que ETA, que hoy está en el Parlamento Español.  

En la fase final de la Revolución, es necesaria la Lucha Armada, pues hay que derrocar al poder para al poco tiempo destruirlo. Y aquí entran las posibles alternativas, que superen las limitaciones de las Revoluciones clásicas.

Otro punto que necesita una reflexión-debate en profundidad es el concepto “ pueblo armado”,  pues es inimaginable un pueblo compuesto por “seres nada” armados, ejemplo el pueblo de EE.UU.

Otra opción es la RI, que pretende constituir una sociedad-sociedades asamblearia, comunal, miliciana-concejil, axiológica, convivencial, en simbiosis con la naturaleza y centrada en lo local-comarcal (aunque sin olvidar lo poblacional ni lo interpoblacional), donde el sujeto pueda autoconstruirse junto a sus iguales y ser por si en libertad-plenitud. Por tanto, hemos de erradicar el Estado. Nuestro objetivo principal es reconstruir lo humano, tanto a nivel individual como social. No es nuestro propósito el éxito de nuestra propuesta u organización, sino apoyar, dentro de nuestras humildes posibilidades, la edificación de un nuevo tejido social, del Pueblo-Pueblos, del cual formamos parte.

Por lo que pedimos la máxima participación del mayor número de personas.

Sin categoría

Ayer entré en colapso total

Estaba el otro día viendo las noticias de la televisión (mea culpa), cuando una información captó mi atención: La Unión Europea iba a tomar las máximas medidas contra Polonia y Hungría por no respetar las Leyes Europeas, sus valores y no aplicar el Estado de Derecho de ambos países.

Y para reforzar dicha información, echan un reportaje en el que se ve a Viktor Orbán  diciendo lo siguiente:  «En Hungría, en los matrimonios, el hombre es el padre y la mujer es la madre».

Mi mente, colapsó. Pues esperaba algo grave, tipo: han declarado la guerra a Europa, han cerrado sus fronteras, han requisado (nacionalizado) todo el dinero de los bancos… pero no, era que: «En Hungría, en los matrimonios, el hombre es el padre y la mujer es la madre».

Cuando me recuperé del impacto, y pude pensar un poco, me salió desde lo más profundo de mi ser: «Yo no quiero pertenecer a esta Europa. Me declaro húngaro o polaco. Estos romanos están locos».

El que estos hechos se den en la actualidad, que según los progres, estamos en la época más avanzada de la Humanidad, da mucho en qué pensar.

El ser humano, es un ser individual y sociable. Que necesita un medio y un mínimo de personas para poder desarrollar al máximo su potencial. Contra más grande sea el medio y mayor sea el número de personas, tienes menos posibilidades de conocimiento del medio o de las personas. Creando la necesidad de instituciones que te lo expliquen. Especialistas. Poner tu vida en manos de otro.

Ejemplo claro es: un pueblo y una gran ciudad. En el pueblo todo el mundo se conoce, alguna vez se han ayudado, se han divertido juntos, las autoridades andan por la calle, hablan contigo, te escuchan, te sientes participe del medio…(si todavía existen pueblos así), sin embargo en las ciudades es todo lo contrario, no conoces a nadie, todo está tipificado, normatizado, dónde la única opción es obedecer, no eres sujeto de nada, solamente eres un número…

Esto es lo que pasa con la Unión Europea, es demasiado grande, demasiada gente y con el agravante de que ha sido construida de arriba-abajo. La construyeron la clase dirigente para mejor explotar al pueblo. No hay que olvidar que antes se llamaba «Mercado Común». Dando preferencia a la movilidad de las mercancías . Primero desaparecieron las «fronteras arancelarias». Que las «Fronteras físicas» entre países, para las personas, desaparecieron mucho después. Las autoridades están muy lejanas, tanto físicamente como moralmente, del pueblo. Es típico que cualquier gobierno español, al exprimirte con otra «vuelta de tuerca», te diga: » es que lo exige Bruselas».

El centro del poder, a miles de kilómetros, ¿Quién va a ir a protestar a Bruselas?, si no tienes trabajo. Y si te ponen un autobús, peor todavía, pues te pones en manos de los «especialistas». Que siempre te traicionaran.

Es la formula perfecta para » explotar» al pueblo y que este no se rebele.

Vamos a ver lo que ha hecho Hungría y Polonia para merecer tal castigo. Estos países solo han aplicado sus leyes nacionales. Que dicen: «en el matrimonio, el padre es el hombre y la madre, es la mujer». Cosa lógica y normal. Sobre todo para gente sana mentalmente y no adoctrinada y enfermiza.

Hay que decir, que en Polonia y Hungría no se prohíbe la homosexualidad, ni se la persigue, simplemente no existe el matrimonio homosexual. Por lo tanto están aplicando su Estado de Derecho.

¿Entonces porqué se la castiga?. Por una sencilla razón: » La clase dirigente globalista», no puede permitir que nadie se salga del rebaño. Se les podría caer el » chiringuito» que tantos años le ha costado levantar. Han conseguido que en la mayoría del mundo occidental » comulgue  con ruedas de molino». Del tipo : Un hombre o mujer se puede transformar según su deseo.  Afirman que existen más de cincuenta (50) tipos de sexo o genero. Si dices que un hombre es negro, pues esa es su raza, eres racista. Pero si dices que es blanco no pasa nada. Si «osas» criticar a la ideologia que esparce toda esta basura mental te dirán que estás cometiendo «Delito de odio»…

La creacion del Mercado Común y después de la Unión Europea, fue el primer paso para la uniformidad del pensamiento global o «Pensamiento Único». Globalización. Gobierno Mundial.

Y para esto ha sido fundamental la creación de entes «Supracionales». Pues había que robarle la soberanía a las naciones. A las personas. Contra mas centralizado estuviera el poder, mas uniformador sería en su proyección. De aquí, de esta idea, surge la necesidad de crear, a la clase dirigente, La ONU, BANCO MUNDIAL, FMI, ORGANIZACION MUNDIAL DEL COMERCIO (OMC), OTAN, OMS…

Pues ya antes nos habían uniformado en las costumbres. Una persona en New York, vestía, comía, se divertía, escuchaba música y consumía… las mismas cosas que otra persona en Madrid o París.

Resumiendo, La Unión Europea, a quién más beneficia es a la clase explotadora, pues se ha dotado de una herramienta muy eficaz de explotación sobre el pueblo y encima pretenden nuestra aprobación a través de las elecciones.

Por esto, en una futura transformación (revolución) de la sociedad, estas herramientas no son válidas.

                                                                                                                Jorge Martin González

Guerra en Ucrania: cambio en la geopolítica mundial

Dos regiones del planeta han albergado, históricamente, la mayor concentración de grandes ciudades, excedentes agrarios, producción artesanal o industrial, avances tecnológicos y científicos, grandes civilizaciones y poderosos ejércitos. Estas dos regiones son Oriente y Occidente. Como si de los dos polos de una pila gigante se tratara, una corriente eléctrica de ideas y flujos comerciales enlazaba ambas regiones, tan lejanas entre sí que la guerra entre imperios de los dos extremos del mundo se antojaba imposible. Cuatro masas continentales quedaban al margen del gran tablero geopolítico euroasiático: África (subsahariana), Australia, Antártida y América.

EL VIEJO ORDEN MUNDIAL

El nacimiento de los Estados Unidos de América como gran potencia demográfica, económica y militar vino a trastocar las milenarias reglas del juego. El presidente James Monroe definió la geopolítica norteamericana en 1823 con la frase ‘América para los americanos’. La doctrina Monroe es una estrategia expansionista de alcance limitado forzada por la peculiar ubicación geográfica de los EE.UU. en un continente remoto aislado del resto del mundo por dos grandes océanos. Los intereses estadounidenses de dominación territorial se reducían a los de contentarse con ser una simple potencia regional, tal y como lo son hoy en día Brasil en Suramérica o Australia en Oceanía. Pero Estados Unidos creció hasta convertirse en una potencia mundial gracias a sus colosales recursos naturales y a la gran capacidad de esfuerzo en el trabajo y en la guerra de los inmigrantes europeos que colonizaron Norteamérica.

La ‘Guerra Europea’ de 1914 a 1918 supuso el escenario ideal para que los EE.UU. dieran el salto a las grandes ligas y se hicieran con el dominio del mundo en el pasado siglo XX. La ‘Primera Guerra Mundial’ no fue tal, pues ni fue ‘mundial’, ni fue la ‘primera’ gran contienda militar del viejo continente; por poner algunos ejemplos, antes se habían producido conflictos armados similares como las guerras de religión del siglo XVI, la Guerra de los Treinta Años del XVII, la Guerra de Sucesión del siglo XVIII o las guerras napoleónicas del XIX. Que los imperios europeos se desgastaran durante años en guerras intestinas no suponía un peligro para la supremacía europea de esta parte del planeta, en tanto que los ejércitos no europeos colindantes tenían un potencial bélico inferior, y los imperios de Oriente estaban demasiado lejos como para sacar rédito de las luchas entre ejércitos europeos. Pero todo esto cambiaría con la intervención de Estados Unidos en las dos grandes guerras del siglo pasado, unas intervenciones militares exteriores que no contaban con el apoyo de su propia ciudadanía, por lo que necesitaron de dos ataques de falsa bandera: el hundimiento del transatlántico RMS Lusitania en 1915 y el ataque aéreo a Pearl Harbor de 1941, unas acciones que sirvieron para alentar entre la población norteamericana el ardor guerrero que reclamaba el Tío Sam. Washington se erigió como principal potencia mundial y, desde entonces, ha señoreado Europa. La monarquía inglesa, la misma que colonizó América del Norte, fue la responsable de solicitar la ayuda del hijo díscolo hasta en dos ocasiones distintas en tan solo 20 años; Gran Bretaña brindó en bandeja el continente europeo a los marines estadounidenses. Si EE.UU. fue la gran ganadora del siglo XX, los grandes derrotados fueron los imperialismos europeos.

Principales rutas comerciales entre Occidente y Oriente en la edad media

Las cruzadas medievales no fueron más que una operación militar de los ejércitos de Occidente, capitaneados por la Iglesia de Roma, para demoler la barrera que levantó el imperialismo islámico en el centro de las rutas comerciales que enlazaban Europa con el remoto Extremo Oriente asiático. Estados Unidos levantaría también, en la segunda mitad del siglo pasado, una gran barrera que ha impedido de facto el flujo de mercancías, materias primas, información y capitales entre Oriente y Occidente por la antigua ruta de la seda. El ‘telón de acero’ separaba Europa entre los Estados capitalistas obedientes a Washington y los Estados socialistas dependientes de Moscú. La ‘guerra fría’ permitió a EE.UU. ser el centro del comercio internacional, pues los intercambios entre Oriente y Occidente se tenían que desviar miles de kilómetros a través de los océanos Pacífico y Atlántico, pasando por… América. ¡Toda una paradoja que la existencia del bloque comunista permitiera a los Estados Unidos de América dominar el mundo!

Mapamundi con América en el centro y el ‘telón de acero’ en Europa

Las ayudas económicas del ‘Plan Marshall’, el aumento de la capacidad adquisitiva de las familias y la implantación del ‘estado de bienestar’ en Europa occidental aumentaron el consumo, al tiempo que la demanda de hidrocarburos en la era de la posguerra de la Segunda Guerra Mundial, un período que se ha extendido de 1945 a 2020, desde Hiroshima hasta Wuhan. Los europeos consumen con avidez petróleo y gas natural, cuando solo disponen de insuficientes yacimientos en el Mar del Norte y el Mar de Noruega. Grandes empresas norteamericanas, además de la británico-neerlandesa Shell-BP, han suministrado a Europa los costosos hidrocarburos extraídos en el Golfo Pérsico, una zona controlada por el ejército yanqui a base de continuas guerras y sobornos a los jeques árabes. Los portaviones norteamericanos desplegados por los siete mares han garantizado hasta el momento el statu quo del comercio internacional. Los intercambios comerciales interestatales se han realizado única y exclusivamente en dólares de los EE.UU., así que el poseedor de la maquinita de fabricar los dólares se ha pasado décadas comprando crudo por la gorra. ¡Ay de quién se atreviera a vender petróleo o gas natural aceptando otras divisas! Y si no, que se lo digan a los dictadores caídos Sadam Hussein o Muamar el Gadafi. Antaño quedaron los tiempos de los grandes imperios territoriales que sometían a los pueblos con la conquista de grandes superficies de tierra. Una talasocracia como Estados Unidos ha dominado el mundo durante 75 años gracias al control de los océanos y siempre con la inestimable ayuda de su principal socio al otro lado del charco, el Reino Unido.

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL

Si EE.UU. ganó las dos grandes guerras del siglo XX, Alemania las perdió. Pero los estadistas germánicos, lejos de tirar la toalla, han aprendido la lección y llevan años trabajando duro con la intención de resurgir de las cenizas y levantar el vuelo de su maltrecho imperio. Si el ‘canciller de hierro’ Otto von Bismarck, el káiser Guillermo o Adolf Hitler se caracterizaron por ser unos matones impetuosos, el nuevo Estado alemán ha aprendido el arte de la guerra, que es también el arte de la paciencia, y se ha puesto a trabajar en la sombra, manteniendo un perfil bajo en las relaciones internacionales. Alemania occidental fue apoderándose de la Comunidad Económica Europea, en buena medida, gracias al debilitamiento de antiguas potencias en decadencia como Italia, Francia o España. Un ejemplo: el Partido Socialdemócrata alemán, el SPD de Willy Brandt, financió al PSOE y puso como presidente del Reino de España a Felipe González, principal artífice de la llamada ‘reconversión industrial’, o reducción de la economía española al turismo y al ladrillo. Mientras Alemania se quedaba con casi todo el pastel del sector secundario en Europa, la PAC (‘Política Agraria Común’) y la PPC (‘Política Pesquera Común’) han debilitado a tal punto la economía de los miembros de la UE que países como España hace mucho que perdieron la autosuficiencia alimentaria. La ‘caída del muro de Berlín’ (1989) supuso la reunificación de Alemania, el despertar de un imperio caído y el acercamiento a Rusia. El imperialismo económico alemán sometió por completo a Europa con la instauración del euro, causalmente emitido por el Banco Central Europeo con sede en Fráncfort. Las “oportunas” guerras yugoslavas (1991-2001) ampliaron hacia el Este el espacio de dominación económica germánica, tal y como hizo el Tercer Reich de Hitler durante la Segunda Guerra Mundial.

Javier Solana, millonario y ex político del P. Socialista Obrero E. (PSOE). Además de ministro de varias carteras durante la presidencia de Felipe González, Solana fue Alto Representante de la UE para Asuntos Exteriores, Secretario General de la OTAN y el encargado de administrar los despojos de la antigua Yugoslavia durante las ‘guerras de los Balcanes’

Pese a su indiscutible liderazgo económico, Alemania tiene 35.000 soldados norteamericanos desplegados en su territorio, un ejército mermado desde 1945 (cuenta con menos de 65.000 militares en activo cuando España tiene casi el doble con la mitad de la población) y es miembro forzoso de la OTAN, la alianza militar atlántica que lidera Estados Unidos. Alemania necesitaba un aliado poderoso que le proporcionase las materias primas que, hasta la fecha, le ha suministrado a elevado coste EE.UU. a través del mar; un poderoso aliado que, de paso, pondrá su imponente ejército al servicio de Berlín para que se pueda desprender del molesto yugo que ha ejercido el Pentágono sobre Alemania en los últimos tres cuartos de siglo. Sin lugar a dudas, Alemania ha reeditado el pacto secreto Ribbentrop-Molotov que firmaron en verano de 1939 Hitler y Stalin. A día de hoy, Alemania y Rusia son Estados aliados. Muestra de ello son los gasoductos Nord Stream 1 y Nord Stream 2 que conectan Rusia con Alemania a través del Báltico, o que altos funcionarios del estado centroeuropeo estén siendo colocados en empresas energéticas rusas (el ex canciller alemán Gerhard Schröder fichó por la gasística rusa Gazprom).

Mapa de los gasoductos que conectan Rusia con Alemania, con el Nord Stream 2 destacado

Si la víctima inmolada del pacto germano-soviético de 1939 fue Polonia, el secreto pacto que han sellado Rusia y Alemania en 2022 (sin lugar a dudas acordado hace unos cuantos años) tiene como chivo expiatorio a Ucrania, una nación muy rica en producción energética, industrial, minera y ganadera, todavía más rica en tierras agrícolas fértiles y un país que tiene la desgracia de estar justo al oeste de Rusia, entre Rusia y Occidente, por donde pasan algunos de los oleoductos y gasoductos que permitirán la supervivencia de Alemania y sus esbirros europeos tras su traición a la OTAN.

El dictador soviético Iósif Stalin saluda al ministro de asuntos exteriores alemán Joachim von Ribbentrop (agosto de 1939)

Se trata de un cambio geopolítico natural, en tanto que Occidente volverá a tener contacto directo con la todopoderosa China por la ruta del este, pasando, eso sí, por la gigantesca Rusia, un Estado que, sin las injerencias norteamericanas, pretende conquistar el heartland dominando territorialmente la gran masa continental euroasiática. Putin y el resto de altos funcionarios rusos se están frotando las manos imaginando el gran negocio que van a hacer en las próximas décadas exportando recursos naturales a dos bandas sin tener que cobrarlos en dólares. Rusia suministrará energías a su aliada China en el este, pero también a los países europeos del oeste liderados por su nueva amiga, la República Federal de Alemania. Los rusos podrán permitirse el lujo de “vivir sin trabajar” gastando las energías y los minerales que su suelo les proporciona, comiendo los alimentos que le van a robar a Ucrania, consumiendo los productos manufacturados de China y beneficiándose de la innovadora tecnología importada desde Europa. El fortalecimiento de telurocracias como Rusia o Alemania debilita a las tradicionales potencias marítimas como EE.UU. y Reino Unido. En cuanto sus estadistas supieron del pacto ruso-germánico, los ingleses abandonaron la Unión Europea (¿quién lo hubiera predicho?) con la puesta en escena del tan extraño como precipitado ‘brexit’.

Mapa de la teoría de la región cardial del geógrafo británico Halford J. Mackinder

Tras los ensayos de rigor, la representación político-teatral ya ha comenzado. Rusia está invadiendo Ucrania y todos los gobernantes europeos se han puesto las manos en la cabeza, como si se sorprendieran de lo que ellos mismos han perpetrado. Los medios de comunicación de toda Europa han emprendido ya su campaña de desprestigio contra Rusia y el régimen de Vladimir Putin. Futbolistas que insultan al presidente ruso o abandonan el CSKA de Moscú, actores y presentadores de televisión que se manifiestan en contra de la guerra, testimonios personales de las víctimas ucranianas, reparto de refugiados entre los envejecidos países de la UE… Todos los políticos del Reino de España, tanto los de izquierda como los de derecha, centralistas e independentistas, muestran sin tapujos su indignación por la criminal acción del nuevo ‘Hitler del siglo XXI’. Putin es el malo de la película y recibirá duras sanciones económicas por parte de los Estados occidentales, unas sanciones que tendrán el mismo grado de eficacia que la prohibición de la venta de estupefacientes, ya que parece evidente que Rusia sustituirá progresivamente a los países árabes como gran proveedor energético de Europa. Todos se indignarán con Rusia y clamarán contra Putin en los próximos años, pero… ¿Algún ejército europeo apoyará a los Estados Unidos en una supuesta guerra contra Moscú? Todo parece indicar que Joe Biden se va a quedar más solo que la una y que los días de la OTAN están contados.

El gas que importa la UE procedente de Rusia no hace más que aumentar, pese a la guerra y el supuesto bloqueo económico al régimen de Putin

¿Qué importancia tiene para Alemania el ataque ruso a Ucrania? Que todos los medios europeos van a alertar a sus electores/contribuyentes de la necesidad imperante de defenderse del imperialismo ruso. Ya estamos escuchando voces que nos alertan que después de Ucrania vendrá Moldavia y luego, quién sabe, el resto de Europa. Habrá que defenderse del expansionismo ruso aumentando el gasto militar, así que aumentando los impuestos; es decir, que los Estados europeos se apropiarán de un porcentaje todavía mayor de la riqueza de sus súbditos. Habrá que defenderse de Rusia recortando derechos y libertades, algo que suele ocurrir en tiempos de guerra, y a lo que la ciudadanía se ha ido acostumbrando “gracias” a la reciente “pandemia” de Covid-19. Y habrá que defenderse de Rusia creando un ‘Ejército europeo’ con sede en Berlín, una especie de IV Reich. No hay Estado sin ejército, así que el nacimiento de una fuerza armada europea supondrá el fin de las soberanías de los Estados europeos y la consolidación de un imperialismo alemán sin precedentes desde la Segunda Guerra Mundial. ¿Por qué Rusia ha invadido Ucrania? Para que Alemania se apodere de toda Europa con la consolidación del “tan necesario” ejército europeo que nos “defenderá” de las locuras expansionistas del ex agente de la KGB.

No me cabe duda de que el Estado Mayor de la Defensa español (EMAD) apoyará a Alemania y se desvinculará de EE.UU. y de la OTAN. Mientras se represente el vodevil, España seguirá enviando alguna fragata, unas cuantas armas ligeras y llorará la muerte de algún soldado en las aguas del Mar Negro. Francia e Italia harán exactamente lo mismo, y Alemania tiene el cinismo de proyectar la bandera de Ucrania sobre la Puerta de Brandemburgo, emblema de la ruptura del telón de acero y de su acercamiento con Rusia. Tal vez Polonia, Finlandia o las repúblicas bálticas, víctimas históricas del imperialismo ruso (y, en el caso de Polonia, víctima también del imperialismo germánico) se opondrán al pacto germano-ruso. Resulta sorprendente que el tablero geopolítico del siglo XXI se parece demasiado al mundo imaginado por Georges Orwell en su premonitoria novela 1984, publicada en 1949. Estamos asistiendo a la gestación de un gran imperio eurasiático (la ‘Eurasia’ de Orwell) que enlazará Finisterre con el estrecho de Bering gracias a la alianza entre Rusia y la “Unión Europea de Alemania”; el imperio chino dominará Japón y el resto de países vecinos, empezando por la absorción de Taiwán (la ‘Estasia’ de 1984); y los actuales Estados Unidos de América mantendrán su dominio en todo el continente, además de su amistad con Reino Unido, Suráfrica, Australia y Nueva Zelanda (la ‘Oceanía’ orwelliana). El mundo árabe, la India, el continente africano y la Antártida serán las zonas en disputa de las tres grandes potencias del nuevo orden mundial.

Las 3 potencias mundiales imaginadas por George Orwell en su novela 1984

Claro que puedo estar equivocado y que los Estados europeos se mantengan fieles a Washington y apoyen a EE.UU. en una guerra abierta contra Rusia. Pero parece poco probable que el mundo se autodestruya en una guerra nuclear o que la Unión Europea muera de inanición por renunciar a los hidrocarburos rusos por amor a su aliado norteamericano. Ahora entendemos mejor por qué el coronel Pedro Baños, el “experto en geopolítica oficial del Reino”, lleva años advirtiéndonos de lo conveniente que sería para el Estado español acercarse a Rusia. El lavado de cerebro al que nos están sometiendo los medios de comunicación se alargará unos cuantos años más, con políticos, periodistas y famosillos que nos seguirán avisando del incesante peligro que supone para nuestra seguridad la presencia de Putin y la consiguiente necesidad de crear un gran Ejército europeo que le haga frente. Al mismo tiempo, el acercamiento de la “Unión Europea de Alemania” a la Federación de Rusia será cada vez más estrecho.

¿PEONES O MILICIANOS?

¿En qué nos va a afectar este juego de tronos a la gente de a pie? En una subida espectacular de los precios, el aumento en flecha de las cargas impositivas, un acusado empobrecimiento de la mayor parte de la población y la pérdida progresiva de derechos y libertades; es decir, un reforzamiento de las dinámicas que nos han venido acompañando en los últimos años. Si en la segunda mitad del siglo XX fuimos construidos a imagen y semejanza de los estadounidenses, comiendo hamburguesas y bebiendo Coca-cola, viendo la tele, escuchando hip-hop, chapurreando inglés y adorando al dios dinero, nuestros nuevos modelos a imitar serán el despotismo de Rusia y la terrible dictadura tecnológica china. No podemos pasar por alto que el yugo estadounidense pesa menos que el que tienen preparado para nosotros Putin y Xi Jinping, sopesando la importancia de la libertad individual en la idiosincrasia de los Estados Unidos y el escaso peso que tiene este concepto en el lejano Oriente. Dentro de unos años añoraremos la menos mala influencia del Pentágono en nuestras vidas y gritaremos con nostalgia: ¡Contra Estados Unidos vivíamos mejor!

Las “medidas sanitarias” contra la Covid-19 han sido el ensayo general de lo que nos va a caer encima, que no es otra cosa que la imposición del modelo chino basado en la reindustrialización de Europa con jornadas de trabajo brutales y sueldos de miseria. Los altos funcionarios ya han cocinado para nosotros un futuro distópico basado en el recorte de las libertades civiles a través del aparato legislativo y judicial, el incremento de la represión policial, el establecimiento del carnet de buen ciudadano, la imposibilidad de viajar sin permiso de las autoridades, la progresiva pérdida de la custodia parental de los niños, el exterminio “humanitario” de los ancianos y enfermos no productivos, la obligatoriedad del trabajo por cuenta ajena, el progresivo debilitamiento del derecho de propiedad, la muerte del dinero físico y la censura total de internet. La crisis demográfica no puede más que desembocar en la progresiva sustitución étnica de los pueblos europeos por parte de gentes originarias de África.

En una situación especialmente crítica quedarán los habitantes de las islas Canarias y las ciudades de Ceuta y Melilla, territorios bajo dominio español situados en un continente en disputa por parte de las tres grandes potencias. Si Marruecos se mantiene fiel a Estados Unidos (durante diez meses del año 2021 se suspendieron las relaciones diplomáticas entre Marruecos y Alemania con la excusa de un conflicto tan viejo como el del Sáhara occidental), las plazas de Ceuta y Melilla serán ocupadas por la monarquía alauita, un Estado que ya ha comenzado sin muchos tapujos la invasión de las islas Canarias. La presencia británica en Gibraltar anticipa que, si los EE.UU. quieren recuperar Europa, desembarcarán sus tropas en la región francesa de Normandía desde Gran Bretaña, como hicieron en 1944, pero también lo harán desde Marruecos a través del puente de Gibraltar, exponiendo a los habitantes de Iberia a la primera línea de un hipotético escenario bélico del ‘ejército europeo’ contra el dúo Marruecos-EE.UU.

Muchos de mis contactos en Facebook están apoyando a Putin solo por llevar la contraria al discurso oficial precocinado en las alturas del poder. Otros están tan desconcertados y abrumados por la desinformación de los medios de masas y el impacto de los golpes de ingeniería política orquestados por los Estados contra la ciudadanía, con la plandemia de coronavirus como última gran operación de psicología de masas, que se han vuelto tan negacionistas que incluso niegan la existencia de una guerra en Ucrania. Pero las guerras han existido, existen y existirán… siempre que existan los Estados. Lejos de incurrir en infantiloides discursos pacifistas del ‘no a la guerra’, debemos gritar, y con más fuerza que nunca, ‘NO A LOS ESTADOS’.

Las guerras no se hacen solas, las hacen los Estados. Algunos se empeñan en imaginar al Estado como un ente neutral y fundamentalmente benéfico que nos protege de los “malos de verdad” (Bill Gates, Klaus Schwab, los masones, tu expareja y el vecino de al lado) y nos proporciona todo aquello que “necesitamos” y que seríamos incapaces de construir por nosotros mismos: policías con porra, hospitales iatrogénicos, colegios que adoctrinan y carreteras que dentro de poco tiempo solo podrán usar los funcionarios del Partido. Pero no hay Estado sin ejército, y en la naturaleza de los Estados está tanto la dominación militar de sus súbditos, como la dominación militar de los otros Estados en un juego llamado ‘guerra’ que solo puede concluir cuando el más fuerte fagocita al resto de sus contrincantes. El mismo Estado que ha prometido pagarte la pensión, bombardeará tu ciudad y ordenará la violación de tus hijas en la guerra que siempre está por llegar. Y además, no te va a pagar la pensión.

Podemos esperar a que regrese el servicio militar obligatorio y a ser reclutados por el ejército en la próxima guerra imperialista para morir sin saber por qué, o podemos correr el mismo riesgo luchando con el objetivo de convertirnos en dueños de nuestro propio destino. La oposición a la guerra de Ucrania, la oposición a cualquier conflicto bélico, solo puede ser revolucionaria y contra el Estado, sea el que sea. Debemos construir una sociedad autosuficiente en lo económico y que se gobierne por asambleas. Debemos construir una nueva sociedad sin Estado, así que sin ejércitos. Debemos construir una sociedad fraternal y sodalicia que tenga a nuestros iguales como aliados y al Estado como enemigo.

¡NO A LOS EJÉRCITOS, SÍ AL PUEBLO EN ARMAS! 

Antonio Hidalgo Diego

Guerrilleros antifranquistas del maquis

ENLACES DE INTERÉS:

Lo que nos va a caer encima:

“Sánchez admite una nueva crisis para España”. El Economista, 2/3/2022.

“Furia contra la máquina. El modelo chino capitalista a través del poeta Xu Lizhi”, intervención de Antonio Hidalgo Diego en el espacio de José Luis Ruiz del canal de Plural-21 (disponible en YouTube).

“Canarias en el abismo: inmigración, ocupación militar y expansionismo marroquí”. Inekaren, 15/2/2021. “Canarias en la encrucijada. La situación geoestratégica en el N.O. de África” de Karlos Luckas, Conciencia, libertad y revolución integral.

La connivencia del Estado alemán con el régimen de Putin:

“Hacemos un llamamiento –Mateusz Morawicki, primer ministro polaco- a nuestros socios alemanes para que se den cuenta de los enormes riesgos derivados de proporcionar este instrumento de chantaje a Moscú –se refiere al gasoducto Nord Stream 2 que proporciona gas ruso a Alemania sin pasar por Polonia-”. Agencia EFE, 19/1/2022. El apoyo polaco a Estados Unidos tiene sus consecuencias: “Tránsito de gas ruso a Polonia suspendido desde el 19 de enero”. Tass, 24/1/2022.

“Schröder, nominado a la junta directiva de Gazprom, llama a ‘no romper completamente’ los lazos entre Europa y Rusia”. La Gaceta de la Iberosfera, 24/2/2022.

“Gerhard Schroeder: el excanciller lobista de Putin”. El País, 14/2/2022.

El apoyo occidental a Ucrania es puro postureo:

“Zelenski: ‘Nos hemos quedado solos. ¿Quién está dispuesto a combatir con nosotros? No veo a nadie’”. rt.com, 25/2/2022 (ahora censurado; se puede consultar en dw.com, 25/2/2022).

Las sanciones económicas de la UE a Rusia no tienen un alcance real:

“La Unión Europea ha importado hoy (4 de marzo de 2022) gas natural ruso por valor de 660 millones de euros, tres veces más que el pasado 1 de enero’. @descifraguerra, 4/3/2022 (fuente: Bruegel).

“Tusk -ex primer ministro polaco- acusa a Alemania, Hungría e Italia de bloquear sanciones más duras contra Rusia”. Europa Press, 25/2/2022.

“La UE excluye de las sanciones el lucrativo negocio ruso de los diamantes”. Público, 2/3/2022.

La alianza entre Rusia y China es un hecho, independientemente de la postura diplomática de China de “quedar bien con todos”; el desafío a Estados Unidos es evidente:

“Rusia y China han llegado a un acuerdo para que la primera suministre gas a la segunda durante 30 años”. El Español, 5/2/2022 (unos días antes de que empiece la guerra).

La relación China-Alemania (2005-2018): asociación estratégica y pragmatismo económico, artículo de Manuel de Jesús Rocha Pino publicado en Foro Internacional, enero-marzo 2020.

“Rusia se apoyará en China y en las materias primas para eludir las sanciones comerciales”. The Objective, 27/2/2022.

“El excanciller (alemán) Gerhard Schroeder advirtió a Berlín que no demonice a Pekín y dijo que las dos potencias económicas –se refiere a Alemania y China- deberían trabajar más estrechamente frente a las amenazas comerciales de Donald Trump -entonces presidente de los EE.UU.-” (…) “Necesitamos pensar en quiénes son nuestros aliados, quién tiene intereses similares. Y por supuesto pienso en China”. Reuters, 16/11/2018.

“La guerra desencadenada por Rusia ha suscitado preocupación en Taiwán, donde se han sucedido las muestras de apoyo público a Ucrania. El hashtag ‘Ucrania ahora, después Taiwán’ circula por sus redes sociales”. El País, 5/3/2022.

Por qué Europa está rompiendo sus vínculos con EE.UU.:

“El gran negocio de EE.UU.: vende el gas a Europa un 40% más caro que Rusia”. El Economista, 24/2/2022.

España se acerca a Rusia:

“La alianza con la petrolera rusa Lukoil está resultando muy rentable para la catalana Meroil”. Cotizalia, 18/8/2014.

“Pedro Baños: ‘No nos dejemos arrastrar a una guerra por intereses anglosajones’” (…) “Macron lleva diciendo desde que llegó al poder que la solución para Europa es acercarse a Rusia (…) Mientras gobernó Merkel, Alemania estuvo muy cerca de Rusia”. Diario de León, 30/1/2022.

Y Francia también:

“Macron quiere que Rusia vuelva a cercarse a Europa”. Euronews, 19/8/2019.

El distanciamiento entre Marruecos (aliada de EE.UU.) y Alemania:

“La crisis diplomática entre Marruecos y Alemania se agudiza”. Nius, 8/5/2021.

El incremento del gasto militar en Europa:

“Alemania da un giro a su política de defensa con un histórico aumento de la inversión militar en respuesta a ‘la guerra de Putin’”. El País, 27/2/2022.

“Jorge Buxadé ha defendido que España debe aumentar su gasto en defensa (…) Vox urge incrementar ‘cuanto sea preciso’ el gasto para que España no dependa de nadie, con una serie de actuaciones encaminadas a garantizar la soberanía ‘energética, alimentaria y militar’”. El Confidencial, 28/2/2022.

La “necesidad” de crear un Ejército europeo para defenderse de Putin (y alejarse de Estados Unidos):

“El pasado 22 de agosto, el Alto Representante de la UE, Josep Borrell, manifestaba la necesidad de que la Unión Europea tuviera una fuerza militar propia e independiente”. Equipo Europa, 21/9/2021.

“¿Está la UE creando un Ejército europeo?”. Noticias Parlamento Europeo, 4/5/2021.

“Así es el embrión del Ejército europeo que Bruselas diseña para no depender de EE.UU.”. La Razón, 16/11/2021.

El Estado contra su propia población (¿dónde están las feministas?):

“Hombres de entre 18 y 60 años tienen prohibido salir de Ucrania, anunció el presidente Zelenski”. El Universo, 25/2/2022.

Rusia y la Segunda Guerra Fría

Mientras las personas comunes, vacunadas o no, aún se están recuperando del abyecto espectáculo coronavírico, las maquinarias bélicas de los Estados continúan funcionando a todo tren.

Todos los medios de manipulación de masas occidentales, tanto estatales como privados, de izquierdas y derechas, han volcado su atención en adoctrinarnos en un discurso militarista atlántico (OTAN) antirruso, a favor del imperialismo yanki y de la Unión Europea, como hicieron con Siria hace unos años.[1]

Como explicaba el general prusiano C. von Clausewitz, “la guerra es la continuación de la política por otros medios”, y hoy en día la política, el poder, está más concentrado que nunca. Tanto que existen varias Fuerzas armadas en el mundo capaces de acabar con toda la vida del planeta con solo pulsar un botoncito (situado, verbigracia, en el Pentágono, no en manos de ningún politiquillo ni empresario). Además, tan inmenso es su poder (político, armamentístico, económico, legislativo-coercitivo, cultural, tecnológico, mediático-propagandístico, etc.) que prácticamente nadie les menciona o critica, ni mucho menos les acusa de lo que son: torturadores, colonialistas, explotadores, tiranos, asesinos, ecocidas, imperialistas, genocidas, igual que aniquiladores de pueblos, etnias, lenguas y culturas.

Así pues, por esa misma razón de su poder y capacidad de comprar almas, ahí tenemos a infinidad de títeres, secuaces y lacayos del Estado, como el feminismo,[2] la izquierda, el conspiracionismo, las ONGs, etc., quienes se esfuerzan por ocultar el poder despótico y genocida estatal-militar. Mas la realidad pone a cada uno en su sitio.

De modo que analicemos la situación geopolítica presente, dentro del contexto histórico reciente.

Desde hace unos años se viene desenvolviendo una confrontación explícita e implícita entre los EEUU y China (igual que Rusia como aliada de ésta), pues son las dos superpotencias mundiales, quienes desarrollan una guerra total por el dominio planetario.[3] De hecho, este enfrentamiento es una reedición de la Guerra Fría o Tercera Guerra Mundial, por lo que se debería denominar Segunda Guerra Fría o Cuarta Guerra Mundial.[4]

En la Primera Guerra Mundial colisionaron dos bandos de Estados organizados, los cuales acabaron con la vida de unos 20 millones de personas; así como más del doble de heridos y afectados gravemente. Todo con el fin de aumentar el poder imperialista de cada Estado en una lucha fratricida.[5] En 1919, un año después de acabar la guerra, el bando de las potencias occidentales vencedoras (Inglaterra, Francia, EEUU y otros de menor relevancia) erigió la Sociedad de Naciones con vistas a imponer su Pax romana.

Dicha “paz” obviamente no funcionó y se volvieron a crear dos bandos de Estados organizados en la Segunda Guerra Mundial. Siendo fieles al espíritu de “progreso” de la modernidad, esta vez los Estados acabaron con la vida de unos 62 millones de personas (así como más del doble de heridos y afectados gravemente). El bando de las potencias occidentales vencedoras liderado por los EEUU (muy similar al de la Primera Guerra Mundial) creó la ONU en octubre de 1945 (dos meses y medio después de lanzar criminalmente las bombas nucleares en Hiroshima y Nagasaki), una nueva versión de la Sociedad de Naciones, con la que pretendía otra vez imponer su Pax romana. Pero asimismo necesitaban una organización análoga a nivel militar; por tanto, los EEUU fundaron la OTAN en 1949. Por medio de ambas instituciones internacionales se aseguraban el liderazgo “del mundo libre”, de las naciones “democráticas”; al fin y al cabo, del bando occidental vencedor.[6]

Desde 1945 mismo comenzaba la Primera Guerra Fría. El bando “enemigo” era el “comunista”, liderado por la URSS (ahora Rusia) y, lo mismo que ahora con otros adjetivos, hubo una propaganda tremenda para combatir a los enemigos comunistas en todo el mundo. En esta Tercera Guerra Mundial se calculan unos 100 millones de muertos hasta su final en 1989; así como más del doble de heridos y afectados gravemente. Una vez más fueron dos bandos de Estados organizados los que se enfrentaban, y una vez más volvieron a ganar las potencias atlánticas u occidentales lideradas por los EEUU; por lo que la ONU, la OTAN y el resto de sus tiránicas instituciones se convirtieron en más hegemónicas que nunca antes. Si bien China, forzada a respetar hasta cierto punto las reglas del juego occidentales, ha conseguido ascender hasta convertirse en el nuevo gran enemigo.

Así llegamos a la Cuarta Guerra Mundial o Segunda Guerra Fría, iniciada en 2001 a partir de la “Guerra contra el terrorismo” del bando atlántico liderado por los EEUU, de la OTAN.[7] Su intención inicial era: 1) potenciar sus intereses y eliminar enemigos en Medio Oriente, zona rica en recursos energéticos, sobre todo petróleo (Guerra en Irak, Líbano, Libia, Siria, etc.); 2) lo mismo que en Asia Central (Guerra de Afganistán y otros conflictos menores), zona estratégica fundamental, es decir, el underbelly o “bajo vientre” de Rusia y China, los Estados líderes del nuevo bando enemigo; 3) expandir la OTAN en Europa del Este y el Cáucaso (Guerra de Georgia de 2008 y Guerra de Ucrania iniciada en 2014), la cual ahora están reactivando; 4) así mismo, proseguir la militarización del Sur-Este Asiático,[8] incrementando las tensiones con China (Taiwán, India, Japón, Filipinas, entre las dos Coreas , etc.).

Es ingenuo, patético e infantil, a la vez que manipulador y cómplice del poder, afirmar que debido a determinados acuerdos internacionales el enfrentamiento entre Estados no existe o es insignificante. Ya en Babilonia y el Antiguo Egipto se establecían pactos y alianzas entre diferentes Estados, o entre Roma y Cartago, los cuales se rompían a conveniencia. Si en el presente las principales potencias mundiales se han puesto de acuerdo en lanzar la operación coronavírica es porque se enfrentan a problemas y crisis similares, ante todo, demográficas.[9] Es un acuerdo que beneficia a todos los Estados, como el hecho de restringir el uso de las armas nucleares, el de controlar mínimamente la catastrófica destrucción medioambiental, los convenios aduaneros-comerciales-energéticos, así como los que regulan la explotación asalariada y migraciones, o el transporte marítimo, terrestre y aéreo.

No obstante, la esencia del poder es la misma: el dominio de unos pocos y la subyugación de la mayoría, cueste lo que cueste. E igualmente se estructura por medio de las mismas instituciones jerárquicas, pero cada vez más complejas y colosales;[10] con Fuerzas armadas más capaces, liberticidas y antihumanas.[11]

Volviendo a la Segunda Guerra Fría, lo más publicitado ha sido la guerra comercial de los EEUU contra China,[12] y sus conflictos con Rusia.[13] Aunque el enfrentamiento multidimensional entre los dos bandos es constante.[14] La dinámica es análoga a la Primera Guerra Fría, donde no podía darse un enfrentamiento directo entre Estados con capacidades nucleares, ergo se desarrolló una guerra total (económica, diplomática, propagandística, política, tecnológica, cultural, científico-espacial, armamentística, etc.); a través asimismo de enfrentamientos indirectos (Corea, Vietnam, China, Irán, Etiopía, Cuba, etc.).

Mas los Estados y sus Fuerzas armadas han continuado desarrollando su poder y potencial bélico, desarrollando y evolucionando conceptos, armas, planes, estructuras, instituciones, herramientas, etc. Por ejemplo: Guerra de cuarta generación, Guerra híbrida, Guerra biológica-bacteriológica, Guerra de algoritmos, Guerra urbana, COIN (contrainsurgencia), PYSOP (operaciones psicológicas), CCJO (concepto Capstone), Dominación cognitiva, Guerra asimétrica, uso de Proxys, Ciberguerra, Transhumanismo, Inteligencia Artificial, Vehículos no-tripulados, Guerra en el Espacio, Misiles Láser e hipersónicos, Guerra nanotecnológica, Five Eyes (espionaje total), etc.

Así como multiplicando su capacidad de manipular a sus súbditos,[15] disimulando su creciente poder genocida, creando cortinas de humo y cabezas de turco. Verbigracia, se ha impulsado el conspiracionismo (gracias a Internet, invento de las Fuerzas Armadas de los EEUU) a fin de engañar a una gran parte de la gente común inconformista y disidente; quienes, debido a una falta de esfuerzo reflexivo y de sentido común, acaban por no entender lo fundamental y resultar inofensivos, carentes de cualquier ápice revolucionario.

Mientras tanto el mundo sigue hundiéndose arrollado por la expansión continua de los Estados y sus Fuerzas armadas. Ahora con la Cuarta Guerra Mundial, encabezada por los EEUU y sus vasallos de la OTAN, entre ellos el Estado español, contra Rusia y en especial contra China, pero también contra Irán, Siria, Bielorrusia, Corea del Norte, Pakistán, Kazajistán, Venezuela, Cuba, Argelia, etc.

DESCARGAR PDF


[1] Desde luego que ningún Estado, militarista y liberticida por naturaleza, es positivo, tampoco el ruso ni el chino. Aunque nosotros, como parte de los Pueblos ibéricos y europeos, hemos de luchar en primera instancia contra nuestros principales opresores, los Estados occidentales.

[2] Gracias al feminismo y a la ideología de género, promovidos en primer lugar desde el Ministerio de Igualdad, ahora las mujeres, homosexuales, lesbianas, transexuales, etc. podrán morir y matar orgullosamente por el Estado español; todo un logro hiperfascista. Véase:                    https://www.elperiodico.com/es/madrid/20200306/primera-general-ejercito-alegato-feminista-7878323 y https://blogs.20minutos.es/1-de-cada-10/2016/11/06/el-ejercito-espanol-y-las-personas-lgbt-la-ley-omerta-o-discriminar-de-facto/.

[3] Así lo reconoce abiertamente el Coronel chino del Ejército Popular de Liberación Liu Mingfu en su obra The China Dream: Great Power Thinking and Strategic Posture in the Post-American Era, traducida al inglés pero no al castellano.

[4] Por parte de China también se está incrementando el nivel de propaganda militarista. Por ejemplo, dos de las últimas superproducciones taquilleras chinas han sido dos películas bélicas en las que se enfrenta China contra los EEUU, ambientadas en la Guerra de Corea, cuando ambas potencias puntualmente combatieron cara a cara (https://www.voltairenet.org/article215601.html).

[5] Unos años antes a la PGM, con el propósito de fortalecer el Estado imperialista alemán y conseguir unas Fuerzas armadas potentes, el “Canciller de Hierro” Otto von Bismarck creó el primer “Estado de bienestar” (https://www.lavanguardia.com/historiayvida/historia-contemporanea/20210521/7465057/bismarck-padre-antisocialista-seguridad-social.html#).

[6] Ya en 1946 estaban definidas las líneas estratégicas principales de la Primera Guerra Fría, mediante las cuales los EEUU aspiraban conquistar el poder hegemónico planetario, como se recoge en el llamado “Long Telegram”, escrito el 22 de febrero de 1946 por George F. Kennan como miembro del Departamento de Estado de los EEUU. Véase:        https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/6/68/The_Long_Telegram.pdf

[7] El Estado español (con la izquierda, derecha, feministas, etc. en el poder) ha participado directa e indirectamente en todas las operaciones militares y conflictos importantes como miembro de la OTAN, desde la Guerra en los Balcanes o Afganistán hasta el presente contra Rusia. De hecho, el año pasado el Estado, con el gobierno de izquierdas feminista, logró un nuevo récord en las autorizaciones de venta de armas: http://centredelas.org/premsa/espana-continua-impulsando-la-fabricacion-y-venta-de-armas-y-bate-un-ano-mas-el-record-de-autorizaciones-tambien-a-paises-implicados-en-conflictos-armados/?lang=es.

[8] Véase el siguiente artículo de nuestro compañero José Maenza:         https://josefranciscoescribanomaenza.wordpress.com/2015/03/21/ejercitos/.

[9] La mejor obra al respecto es Autoaniquilación. El hundimiento de las sociedades de la última modernidad, de Félix Rodrigo Mora.

[10] Realidad obvia que se constata al contemplar la terrible expansión destructiva del sistema sanitario iatrogénico, del sistema “educativo”, del cuerpo de funcionarios, del sistema partitocrático, del modelo estatal-capitalista-monopolista, del trabajo asalariado estatal y privado, de la digitalización y el modelo tecno-urbano, de la profesionalización de las Fuerzas armadas y su desarrollo tecnológico-armamentístico, de las religiones políticas financiadas por el Estado (feminismo, ecologismo, animalismo, conspiracionismo, orientalismos, entre otros), etc. Verbigracia, el Estado español suponía un 10 % del PIB en el año 1900, un 15 % en 1960 (dictadura franquista), un 30% en 1980 y hoy día supera el 53 % del PIB; de tal manera que en la actualidad casi todo es Estado o está regulado por el Estado.

[11] Al respecto se recomienda la lectura de la obra De la honda a los drones: la guerra como motor de la Historia, de Juan Carlos Losada, pese a sus deficiencias.

[12] Véase: https://www.strategic-culture.org/news/2018/10/06/usmca-new-economic-alliance-formed-to-isolate-china.htmlhttp://spanish.peopledaily.com.cn/n3/2018/0926/c31621-9503877.html, https://www.chinausfocus.com/finance-economy/the-trade-war-as-a-prelude y https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-57364306.

[13] Véase: https://www.france24.com/es/europa/20210302-sanciones-eeuu-union-europea-contra-rusia-envenenamiento-navalny, https://oroinformacion.com/las-sanciones-impuestas-por-eeuu-provocaran-un-aumento-de-la-produccion-de-oro-de-rusia/ y https://www.france24.com/es/am%C3%A9ricas/20210415-sanciones-estados-unidos-rusia-espionaje-elecciones.

[14] La misión imperialista de las Fuerzas Armadas de los EEUU se recoge en este documento público: Joint Vision 2020 – The Pentagon’s Statement on its Mission – approved by President and the basis of Military’s presentations to Congress (https://www.hsdl.org/?view&did=446826). Y algunas de sus propuestas imperialistas son publicadas en los medios abiertamente, como la del Coronel Gary Anderson (https://smallwarsjournal.com/jrnl/art/deterring-and-defeating-chinese-neo-imperialism). Todo ello, por supuesto, con independencia del partido político en el gobierno, ya sean Republicanos o Demócratas; como recogen las múltiples Estrategias de Seguridad o Defensa Nacional de los EEUU, la última de 2018 (https://dod.defense.gov/Portals/1/Documents/pubs/2018-National-Defense-Strategy-Summary.pdf).

[15] La manipulación e ingeniería social es tan vieja como los Estados, véase Maquiavelo. Otros autores más recientes son Gustave Le Bon, Edward Bernays o Theodor Adorno; en un sentido positivo y cuasi revolucionario George Orwell.

Sin categoría

En defensa de la propiedad comunal

El ser humano sedentario está por naturaleza arraigado a la tierra y necesita de ella, en primer lugar y por encima de todo, como medio para la producción de su subsistencia. Sin tener plena soberanía sobre ella, no tiene plena soberanía sobre la capacidad de apropiarse de los bienes que pudiere producir por sí mismo para sobrevivir. Así como el ejercicio del trabajo debe ser libre, no-sometido directa o indirectamente por un tercero, lo mismo debe demandarse hacia los medios de producción y por ende, respecto a su correspondiente porción de territorio.

La apropiación comunal de un territorio es condición indispensable para poder ejercer plena soberanía sobre ella, mediante un sistema normativo de gestión, vigilancia y autodefensa concejil. La plena soberanía solo es posible ejercerla desde la categoría de propiedad, en tanto que libre disposición para su regulación mediante jurisdicción vecinal completa sobre un determinado territorio, es decir, para asegurar su pleno derecho de uso y disfrute. Así, la apropiación comunal sujeta a hábitos pre-políticos fraternales, a normas de coerción comunales y milicias concejiles de autodefensa, regulan y garantizan un uso comedido en el tiempo y en el espacio.

Así mismo, de cara a los litigios sobre lindes con comunidades vecinas o por intentos de apropiación colonizadora exterior, la propiedad determina qué es y qué no es lo que debe defenderse, para asegurar la soberanía y la supervivencia en el tiempo de las comunidades humanas. Una comunidad humana autogobernada instalada en un determinado territorio, bajo unos lindes prefijados, ocupa una extensión de territorio definida, delimitada, que no puede ser ambigua, es o no es, pertenece o no, y es así como se autodeterminan las comunidades humanas, sobre unos lindes bien definidos. Así se han constituido históricamente los municipios, como agrupaciones de aldeas, caseríos dispersos, cascos urbanos, como combinación de todas o alguna de estas modalidades.

Nada en el universo existe sin su correspondiente límite o membrana que le otorga mismidad, identidad propia, así como capacidad de interacción con el exterior, con la parte complementaria ajena a su propia identidad, su entorno.

Tradicionalmente un municipio soberano se ha vertebrado en varias categorías de propiedad de la tierra, que básicamente podríamos resumir en comunales-vecinales y familiares: los primeros engloban las tierras comunales que jurisdiccionalmente pertenecen al conjunto de los vecinos reunidos en concejo, sin posibilidad de enajenación o venta, otros medios de producción comunales construidos mediante ayuda mutua vecinal o donados al común a partir de trabajo particular, las tierras más lejanas a los núcleos de población, compuestos por bosques, praderas y otras tierras de labor, ríos, caminos, plazas, calles, y un lago etcétera. Los segundos, las casas y las tierras vinculadas a las familias que habitan el municipio y que son propiedad de la casa familiar y por tanto de su familia. Recalcar que de antaño la familia tradicionalmente pertenece a la casa y no la casa a la familia. La propiedad privada “sin más” es tolerada, siempre que, esté ajustada a medida, no implique enajenamiento salarial de terceros y esté vinculada a la subsistencia.

Tanto la naturaleza bipartida de la sociedad como la del sujeto, hacen irreversible una permanente tensión entre las fuerzas estatalistas (hacia la concentración del poder y la propiedad) y las descentralistas (hacia la distribución del poder y la propiedad). Los primeros, usaran la fuerza junto con el registro de la propiedad de la tierra para apropiarse para sí los medios de producción e incrementar su poder; los segundos, deben defenderse y preservar la comunalidad. Los primeros, sobre la base de la propiedad privada pondrán en circulación la propiedad para poder así fomentar su concentración, fiscalización e incrementar su poder, para enfrentar así a las fuerzas descentralistas y apropiarse de su riqueza y medios de subsistencia. Esto será siempre así, ya que el paraíso terrenal de la paz perpetua jamás existirá.

El pueblo organizado comunalmente debe tener una noción de propiedad bien definida, precondición de soberanía plena sobre su territorio, para poder hacer frente a los litigios legales o belicosos a los que se deberá enfrentar. Definir la propiedad y sus límites permite determinar aquello que debe defenderse y supone la garantía suficiente, a priori y según la capacidad de autodefensa y de diplomacia, para proteger la superficie de territorio que hace posible el desarrollo de la comunalidad.

Corrupción en el Parlamento español… como siempre

La Reforma Laboral del gobierno más «progresista» de la Historia ha sido aprobada gracias al apoyo del Partido Popular. ¡Sorprendente! Empecemos por el principio.

Después de «bajarse los pantalones», perdón, quería decir «arduas negociaciones» entre la Patronal , Sindicatos (sólo UGT y CCOO) y el Gobierno (Yolanda Diaz), llegan a un acuerdo sobre la Reforma Laboral.

Lo primero que hacen es desarrollar una campaña publicitaria elogiando dicho acuerdo. ¡La primera vez que patronal, sindicatos y gobierno han llegado a un acuerdo! ¡Por fin se ha logrado el Consenso Social! ¡Viva el Interclasismo! ¡Por fin los explotadores y los explotados llegan a un acuerdo! ¡Amos y esclavos pueden convivir sin problemas! ¡No tendremos nada y seremos felices! Sobre todo, los esclavos. Se han empeñado en que no tengamos nada y por «huevos seamos felices».

El siguiente paso era que este acuerdo se aprobara en el parlamento. El gobierno se las prometía muy felices. Pensando que todos los que le apoyaron en la Moción de Censura, contra Rajoy, volverían a apoyarlo. Y empiezan las negociaciones, perdón, quiero decir «compra venta de voluntades (votos)». Pronto ER, PNV y BILDU se desmarcan con la excusa de que «no los han tenido en cuenta en la negociación de la Reforma Laboral». Dicho claramente: como no me dais todo lo que pido para votaros a favor, no os apoyaré.

El gobierno entra en pánico. Si no saca adelante la Reforma Laboral en el parlamento se le puede venir toda la Legislatura abajo. Se puede ver obligado a convocar Elecciones Anticipadas. Pues la RL es una propuesta estrella de esta Legislatura y su fracaso sería inasumible.

La maquinaria del partido empieza, de forma acelerada, a buscar soluciones. Y encuentran la alternativa. Entre todos los partidos minoritarios, regionalistas, nacionalistas y algunos en vías de extinción, podrían llegar a una mayoría.

CIUDADANOS, partido que en las próximas elecciones probablemente desaparezca, momento ideal para negociar con ellos, pues sus diputados querrán asegurarse las «lentejas futuras».

MAS PAIS/COMPROMÍS, Izquierdistas posmodernos, dónde todo está bien, y si saco beneficio mejor.

NUEVA CANARIA, PARTIDO REGIONALISTA DE CANTABRIA, TERUEL EXISTE, JUNS PER CATALUÑA, todos con una característica en común: Su falta de protagonismo en el parlamento español.

La negociación, perdón, la compra, de todos ellos nos va a salir más fácil, perdón, más barata, que con ER, PNV y BILDU.

Pero esta solución tiene un defecto. Sumando todos los votos apenas llegamos a la mayoría simple o a un empate técnico si hay algún fallo.

¿Quién nos queda para negociar? VOX por supuesto que no. El PP podría ser, pero se nos vería demasiado el «plumero».

Entonces a alguien se le encendió una «bombilla» en la cabeza. UPN (Unión del Pueblo Navarro). Pero enseguida se dieron cuenta que UPN es el PP en Navarra. Su marca Blanca. Seguid, seguid pensando pues de esta forma también se nos vería el «plumero».

Ahora a alguien se le encendió un «tubo fluorescente» en la cabeza: veamos, el PP realmente no está en contra de la RL, dice no a ella sólo por motivos electorales y por no darle la razón en público al gobierno. La RL es de la Patronal y por lo tanto es también del PP.

Como estamos en contactos secretos con ellos sobre un posible pacto de Concentración Nacional ante un resultado incierto en las próximas elecciones y tengamos que hacer como en Alemania, gobernar la derecha y la izquierda juntos en el mismo gobierno, creo que esta opción podemos planteársela.

Claro, estos contactos se hacen a nivel de la cúpula de ambos partidos. Sólo una minoría está al tanto de ello.

Después de la primera sorpresa del PP, este plantea que puede salir perjudicado. Entonces ambos partidos diseñan una estrategia, o treta, para engañar al pueblo. Pues ambos partidos ya han recibido órdenes de los de «más arriba», que la RL se tiene que aprobar sí o sí.

Entonces diseñan que los dos diputados de UPN en Madrid voten a favor de la RL. Estos aceptan la orden, pero irán a votar con la «nariz tapada». Se abre una posibilidad de que no cuadren las cuentas. Pueden votar en contra. No hay que correr ningún riesgo.

Y para eso están los «equipos de asesores». Diseñan una «cortina de humo». Uno de nuestros diputados se «equivocará». Comunicará su error al parlamento, en el preciso momento, en el que este no pueda anular la votación. Y nos damos la «coartada perfecta» para que todos podamos protestar, para que todos tengamos razón.

El PP denunciará que ha habido un pucherazo, que no han querido repetir la votación, que irán hasta el Constitucional… bla, bla, bla…

El Gobierno denunciará que la derecha no acepta la derrota, que se ha actuado conforme al Reglamento, que no son democráticos… bla, bla, bla…

Gracias al apoyo del PP se ha aprobado la Reforma Laboral , del Gobierno más Progresista de la Historia.

¿En qué me apoyo para hacer semejante afirmación? Pues en los siguientes argumentos:

– Para elegir al diputado que se tendría que equivocar, tenía que ser uno de máxima confianza. ¡Oh casualidad! Su nombre es Alberto Casero, hombre de máxima cercanía de Teodoro García Egea.

– En una entrevista de una televisión generalista Rajoy admite que es «práctica habitual» que los partidos se reúnan antes de las sesiones parlamentarias para diseñar su desarrollo, incluidas las «peleas», o mejor dicho «las falsas peleas».

– Cuando la presidenta del Congreso da el resultado de la primera votación, negativa para el Gobierno, se ve muy claramente en la televisión lo siguiente: Nadia Calviño y Yolanda Díaz muy enfadadas, subiéndose por las paredes y Pedro Sánchez con un gesto de manos diciéndole: calma, no pasa nada, tranquilas… La reacción de las ministras totalmente coherente con la situación que se estaba viviendo. La de Sánchez totalmente anormal… a no ser que supiera algo, a diferencia de las ministras. Inmediatamente vuelve a intervenir la presidenta del Congreso para decir que ha habido un error y que por lo tanto la votación la gana el Gobierno y queda aprobada la Reforma Laboral.

– Unos días antes de la votación en el Congreso aparecieron en los medios de comunicación unas declaraciones de la presidenta del banco Santander, apoyándola, dándole el visto bueno a la Reforma Laboral. Que traducido al lenguaje de la calle significa: «muchachitos tenéis que aprobar la Reforma Laboral».

TODA PARECIDO DE ESTE RELATO CON LA REALIDAD ES PURA VERDAD.

Jorge Martín González